headerphoto

IV.- Suárez Orellana. El proyecto socialista. 1

José Suárez Orellana nació en 1893. Pasó su infancia y primera juventud en las Algámitas. En 1921 se casa con María Luisa Pérez-Blanco trasladándose a Casas Viejas en 1930. “En Casas Viejas entroncó con la familia Pérez Blanco. Antonio Pérez-Blanco Vargas era un hombre de izquierdas, muy abierto, quiso ser actor y dedicarse al teatro…Antonio entabló amistad con José Suárez y le abrió el camino hacia una militancia socialista que comenzó por su inscripción en la Unión General de Trabajadores”. (Ruiz Butrón, Eduardo A).
Fue José Suárez Orellana un hombre público, anticlerical, antianarquista, impregnado por la justicia social al que le interesa sobremanera  la cultura y la educación. La frase que dijo en Ruegos y Preguntas en el último pleno al que asistió como concejal ( 8 de mayo de 1931) sintetiza parte de la historia del pueblo, también sus querencias y fobias.: “El señor Suárez Orellana dice que está bien lo de los grupos escolares para Medina, pero que no deben olvidarse los de Casas Viejas, que así como en la monarquía el edificio mejor era la iglesia, durante el segundo bienio el Cuartel de la Guardia Civil, ahora con el Frente Popular el mejor edificio de los pueblos debe ser la escuela”. Dice su sobrina María Luisa Fernández de él que tenía más posibles de los que le gustaba aparentar y que donde más sufrió es donde más aprendió: en la política activa, en la cárcel y la guerra, en el exilio…y de las personas que allí conoció y de las lecturas que  apaciguaron su voraz instinto por saber y conocer. Otro aspecto que llama la atención es su propensión  a servir de mediador en conflictos, generalmente entre campesinos y propietarios, siempre de parte de los primeros. Ejemplos tenemos muchos en una época convulsa y prolífica en enfrentamientos y altercados, como en los que fueron protagonistas el  marqués de Negrón, el de Medina Sidonia, el de Tamarón, los  cuatros que están siendo hilo conductor de este relato, el de la iglesia que querían quemar los comunistas venidos de Cádiz… y un largo etcétera.
Tanto en los tres meses que estuvo como alcalde (en agosto de 1931 presenta su dimisión: “Devido a que mis ocupaciones habituales me impiden atender la Alcaldia Pedanea de esta Aldea y enontrandose el que subscribe bastante delicado de salud necesitando por prescripción facultativa absoluto descanso es por lo que tengo el honor de presentar a V.S con carácter irrebocable mi dimisión en el cargo de Alcalde Pedaneo. Deseo a V.E. muchos años de vida. Casas Viejas 28 de Agosto 1931. José Suarez”. La he transcrito literalmente, con faltas de ortografía incluida porque así me parece un documento más auténtico) como en los cuarenta y cinco meses que fue concejal en Medina Sidonia, fueron muchos los frentes que tuvo abiertos: con el partido radical y CNT, con los propietarios, con el Ayuntamiento de Medina… En sus dos etapas como concejal (1931-1934 y 1936 ) son numerosísimas las veces que aprovecha los Ruegos y Preguntas para solicitar atención sobre los equipamientos e infraestructuras de Casas Viejas, hasta tal punto que no hay otro concejal en la historia del municipalismo casaviejeño que presente tantas mociones en tan poco tiempo.
Suárez Orellana tenía claro que una de las razones de la situación tan calamitosa en la que se encontraba la población era de raíz económica, la estructura de la propiedad; la otra, de índole política: “El pueblo a pesar de estar a veinte kilómetros de Medina Sidonia, estaba considerado como barrio de ella, y de ahí que el alcalde fuese pedáneo y por lo tanto mandatario del de Medina, y esto creaba muchos problemas y no se resolvía ninguno”. El 24 de agosto de 1932  presenta su dimisión como concejal, esta actitud está relacionada con los enfrentamientos entre  socialistas y  radicales, pero no es aceptada. Abundan también los enfrentamientos con los grandes propietarios. Así, denuncia al Marqués de Negrón, a José Vela Morales (al que consigue que se le imponga una multa de 50 pesetas “por incumplimiento de órdenes de la Alcaldía respecto del paro forzoso de obreros agrícolas de esta ciudad), a Antonio Vela Pérez-Blanco, padre del anterior; incluso llega a denunciar al Marqués de Medina Sidonia “por el abandono de cultivo de las fincas Pedregosillo y Torrecillas”. 
La foto es la de bodas de José Suárez y María Luisa Pérez Blanco. 1 de abril de 1921

0 comentarios: