En los invernaderos de la Yeguada. 1

Esta fotografía está realizada en los invernaderos de la Yeguada, que  florecieron en la década de los ochenta. La incorporación de la mujer al mundo laboral ha sido reciente y está unida a su liberalización e independencia económica del hombre. Dice Mintz en coplas de carnaval: “En Benalup, las mujeres están atrapadas en un abanico más limitado de posibilidades de empleo que en la ciudad. Sin industria disponible en la zona, con tantos hombres sin empleo, ha habido pocos intentos de emplear la gran y desperdiciada fuerza laboral de las mujeres jóvenes. Unas pocas mujeres han podido utilizar su destreza en la costura para diseñar vestidos para la gente de bien. Es más común que una chica, para ayudar a su familia, busque un empleo como mujer de servicio, cocinera o canguro. En un esfuerzo por ofrecer empleo a un gran número de mujeres jóvenes, el joven y adinerado cura que  estaba adscrito a la parroquia de Benalup de 1968 a 1973 creó una fábrica de ropa. Consiguió recoger encargos del ejército y de instituciones civiles, pero la paga era pobre, por lo que los encargos disminuyeron y la fábrica fue cedida a los trabajadores para ser finalmente cerrada. En los últimos tiempos, la vecina colonia de Malcocinado se ha convertido en una floreciente empresa de cultivo de flores en una tierra antes reservada para pinos. Un numeroso personal formado de mujeres jóvenes de Malcocinado y Benalup plantan y cultivan las flores y luego las empaquetan para venderlas a restaurantes y hoteles de varias ciudades”. 
Los invernaderos de Malcocinado se especializaron en flores siendo la mano de obra femenina mayoritaria. También las mujeres fueron mayoritarias en la planta hortícola de las Lomas. El taller de costura, los invernaderos de la Yeguada y la planta de las Lomas han tenido una importancia trascendental en la sociedad benalupense. No solo por el aporte y desarrollo económico que significaron, sino también por los cambios sociales que han posibilitado. La incorporación de la mujer benalupense al mercado laboral, al igual que en el resto de España, ha sido la  base de las  profundas transformaciones sociales que acaecieron después.
Los invernaderos de la Yeguada proporcionaron a través del trabajo de las mujeres unos ingresos a las familias extra que tuvieron dos consecuencias inmediatas. La incorporación de la mujer al trabajo con lo que aumento su dosis de independencia y liberalización, ya citada, por un lado. Y por otro significó un aumento considerable del consumo. El parque de las pequeñas motocicletas sufrió un gran aumento, la gente salía y gastaba mucho en la calle. Bares, pub y discoteca se pusieron de moda en la comarca por estar siempre llenos de público. Fue el precedente del “Benalup vive la marcha” de principios de los noventa. De hecho, parece que este boom posibilitado por los invernaderos generó la etapa donde más gente salía a la calle a consumir. El siguiente boom, el del los albañiles, se desvió en gran parte a las segundas residencia, la mayoría de ellas también en la Yeguada. De aquí siempre han llegado noticias positivas para Benalup- Casas Viejas, en el 34 la comunidad de campesinos integrada en su mayoría por casasviejeños, a finales de los setenta y principio de los ochenta estos invernaderos y en la actualidad el cortijo Bio también genera bastantes jornales a las mujeres y hombres de la comarca.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5