La huelga de 1916. 1


De 1914 a 1919 tiene lugar la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra. Con la neutralidad española los efectos para los campesinos de esta contienda van a ser pésimos. La demanda de productos agrarios sobre todo cereales por parte de Europa encareció el nivel de vida, mientras que los salarios no subían lo que lo hacían los precios. El problema agrario que había radicalizado la reforma agraria al reves del siglo XIX o desamortización hacía que los jornaleros fueron los peores tratados por estas crisis.
La tradicional lucha en el campo cuando llegaba la época de recolección arreció en esos años. Dice Mintz: “ Se restringió el comercio, y la escasez de alimentos y otros productos disparó los precios de forma desorbitada… El número de huelgas en las ciudades y el campo se duplicó durante el año. En las ciudades, el desasosiego era continuo. En el campo, las protestas se incrementaron durante la época de la cosecha, la única estación del año en que la fuerza unida de los campesinos podía presentar una amenaza a los terratenientes”
En la zona de Medina y Casas Viejas fueron especialmente virulentas las huelgas del 14 al 18, hoy nos centraremos en la de 1916. Hay un precioso libro de Paco Aguilar Benítez que se llama “La huelga de los garbanzos” que novela los hechos de ese año. En un pasaje dice Frasquito el personaje central: “ Ustedes, los señoritos, van a tener una de las mejores cosechas de este siglo y además casi toda vendida con eso de la guerra por otros países de Europa, y a los jornaleros les espera un invierno duro como siempre, sin saber si van a trabajar algún día, o van a tener que buscarse la vida en los vallados, cogiendo espárragos o tagarninas. Al final, ustedes saldrán ganando, sea más o sea menos”.
Efectivamente ganaron y el guiso de garbanzos que era la reivindicación principal no se consiguió, aunque si otras, pero la lucha fue muy dura en los 28 días, casi un mes, que duró la huelga. Como dice Paco Benítez:  “ La preparación de su lucha se llevó a cabo en los primeros días del mes de junio. La principal petición que realizaron a los patronos era… ¡UN GUISO DE GARBANZOS! Porque con los avíos que daban éstos sólo había para el gazpacho. Los obreros ganaban entonces ocho reales de jornal, más el pan, el aceite y los avíos, y consideraban que con esa alimentación era imposible mantenerse en pie y, al mismo tiempo, tostarse las espaldas durante doce largas horas con el implacable sol de Andalucía.”
El juez Francisco de la Rosa y Fausto Barrios el jefe de la patrulla de guardias civiles que estuvo en los días de huelga en Medina, actuaron a título particular como hombres buenos, como mediadores, ante el fracaso en este papel del alcalde y los concejales. El paro afectará a ochocientos trabajadores de Medina y Casas Viejas, aunque en los mítines y en la manifestación  llegaron a acudir más de 3.000 personas.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV