headerphoto

Francisco Estudillo Orellana. Del anarquismo al socialismo. Y 6

Este ejemplo vital de Paco Estudillo nos puede explicar, al menos en parte, como un pueblo de tendencia mayoritaria anarquista en la Segunda República, en la transición democrática  domina el PSOE.
Su participación en la consolidación y extensión del PSOE en la provincia de Cádiz la tenemos constatada en dos lugares en  Barbate y Benalup. En Barbate participó activamente en la creación de la agrupación local. En el citado libro de Rafael Román señala las personas que estaban en el PSOE en los primeros tiempos de la recuperada democracia: “De Medina: Julio Moreno, el dueño del Bar Caliche, Agustín de la Flor, Antonio Bello, Joselito Sánchez, el de la recova, y Manolito de la Rica, de San José de Malcocinado. Antonio Cepero, Rafael Benítez, Pascual Guerrero, Manuel Cabeza, José Jiménez y José Ballesteros estuvieron en la primera hora. De Benalup: José Luis Pérez Ruiz (que no sé porque le llamaban el Santo), Orellana y Paco Cabaña. De Barbate: Serafín Núñez (que trabajaba en una Farmacia de Lara, hermano del líder de CCOO de Cádiz y exjesuitas Horacio Lara) y Antonio Ríos. Más tarde, los Estudillo, Paco Tamayo, Juan Sevilla, Juan Rendón y los Malia”.
En Benalup con el que seguía teniendo mucho contacto aunque viviera en Barbate tuvo mucha trascendencia en la germinación del PSOE local a finales de los setenta. Participó en la famosa reunión de simpatizantes en lo que hoy es la Grullas Viejas, que significó el punto de inicio de la agrupación local del PSOE. Allí estaban Pepe Aguilera, Paco Flor, Antonio Orellana, Pepe “Santo”, Benito Enrique…y Paco Estudillo. En un momento dado de la reunión se percataron de que había llegado la Guardia Civil y tenían rodeado el local. Muchos salieron por las ventanas  sorteando las tunas como recoge una comparsa de la época. Paco Estudillo, el de más edad y experiencia, fue el que conservó la calma, convenció a los presentes de que no iba a ocurrir nada y conversó con la Guardia Civil. Después la agrupación local de Benalup se fue haciendo progresivamente mas fuerte, habiendo sido el partido más votado, salvo alguna excepción, en todas las citas electorales de la democracia.
Decía yo al principio de esta serie que iba a utilizar la historia de personajes concretos para ilustrar características generales. Que en el caso de Paco Estudillo me interesaba la dignificación de la política y el paso del anarquismo al socialismo en la zona. Hay una tercera característica general que me gustaría resaltar. Y es el olvido al que han sido sometidos todo este tipo de luchadores. Tanto él, como su tío Pepe Orellana pasaron los últimos momentos de su vida un tanto decepcionados y desencantados porque la joven democracia no valoraba a los que, como ellos, habían pasado su vida luchando por ella. Las memorias de José Suárez siguen en el olvido, esperemos que algún día alguien las rescate. Los escritos de Paco Estudillo se han perdido y me ha sido bastante difícil investigar algunos aspectos de su vida. En el museo de Washington hay un audio con las entrevistas grabadas que le hizo Jerome Mintz, esperemos tenerlas pronto y publicarlas en este blog. No se conoce, y por tanto no se valora, la lucha de este hombre por mejorar las condiciones de vida de la gente que le rodeaba, desde los tiempos de su juventud, cuando siendo un niño cobraba los recibos de la luz  hasta la transición donde montó varias agrupaciones locales del PSOE, pasando por la Guerra Civil y la dictadura franquista. Decía Bertolt Brecht “Hay  hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Si imprescindibles me parecen hombres como Paco Estudillo que luchó toda su vida por la libertad, también me  parece preciso y necesario que conozcamos lo que sufrió y consiguió en esa lucha. Creo que este desprestigio actual por el que pasa la cosa pública está muy relacionado con la falta de memoria y conocimiento sobre nuestra historia.  Sin pasado no hay presente... ni futuro, porque como decía Aurore Dupin: "La memoria es el perfume del alma."
Al final no pude averiguar quien eran los que salían en la foto, todavía estamos a tiempo.Termina aquí una serie que ha tenido un seguimiento especial, todas las entradas han superado las 100 visitas individuales y propias a la entrada. La verdad es que disfruté y me emocioné mucho haciéndola. Espero que a los que la hayan seguido les haya ocurrido lo mismo.

0 comentarios: