Francisco Estudillo Orellana. Del anarquismo al socialismo. 1

Ya he dicho otras veces que me interesan los personajes históricos de esta sección más por lo que representan y pueden aportar a las explicaciones generales que por cuestiones individuales. Es decir, los casos concretos me sirven de ejemplo para analizar cuestiones generales. Esto me dispongo hacer con el caso de Francisco Estudillo Orellana, ya que a través de su experiencia vital, de su participación en los sucesos, en la Guerra Civil, en el Franquismo y en la Transición podremos estudiar el paso tan frecuente en Casas Viejas del anarquismo al socialismo y las relaciones que hubo entre esas dos ideologías, que si por una parte se han llevado tradicionalmente mal, como representa el tío de este, José Suárez, hay otra tendencia de anarquistas y socialistas que no sólo han mantenido buenas relaciones, sino que comenzando siendo ácratas terminaron militando en el PSOE, como es el caso de Paco Estudillo.
Otra característica que vamos a analizar a través de este caso es la constatación de que existen hombres que dedican su vida, toda su vida, al interés público, a la mejora de las condiciones de vida de los demás, a través de la política, no utilizando otros recovecos como puede ser la religión o determinadas profesiones. Esto, en los tiempos en los que estamos de desprestigio general de la actuación y el personal político me parece interesante y necesario. La tercera cuestión general que voy a tratar con el caso de Paco Estudillo, es el de la memoria histórica, la dignidad del pasado, de la lucha por mejorar las condiciones de vida de los demás. Como veremos se significó en la última etapa de su vida en este tipo de movimientos, pero, como a casi todos los de su generación, la apatía general actual lo ha instalado en un halo de olvido y de desconocimiento injusto e inmerecido.
Nació Francisco Estudillo Orellana en Casas Viejas en 1917 en el seno de una humilde familia, hijo de Salvador y Mariana. Como la gran mayoría de los de su época no pudo estudiar y empezó a trabajar siendo muy niño. Ya veremos que al igual que su tío Pepe Orellana fue una persona que le dio mucha importancia a los estudios y aunque llegó tarde a ellos profundizó mucho en todas las facetas del conocimiento. Parece una marca de la casa, una seña de identidad de este tipo de personajes, que aunque no tienen fácil acceso al mundo de la cultura, llegan a ella con mucho esfuerzo y son conscientes de que es el arma de transformación social más importante de la existentes.
Francisco Estudillo, siempre ha sido conocido como Paco el de la luz, aunque como ya veremos, a partir de un momento de su vida no se dedicara al mundo de la electricidad, sino al de los pequeños negocios y actividades industriales. El mote viene de su infancia, cuando empezó a trabajar en la fábrica de la luz que además de electricidad producía harina. Empezó cobrando los recibos de la luz y siguió en ella de chico para todo hasta que marchó a la zona republica en la Guerra Civil. Siempre ávido de conocimiento y transformación de la sociedad ingresó muy pronto en la ideología anarquista que predominaba en el Casas Viejas de aquellos años. En 1983 declaraba a Diario 16 “Nosotros creíamos entonces que era posible un comunismo libertario. La miseria era un caldo de cultivo para el anarco sindicalismo”. En  el citado reportaje firmado por Carlos Laviana lo presenta como “Era el chico que cobraba los recibos de la luz en el Casas Viejas de 1933… Entonces tenía diecisiete años y una dosis de anarquismo libertario suficiente para hacerle participar de lleno en la revuelta tristemente famosa… Aunque en la refriega no estuve porque mi padre me encerró para que no fuera”. No obstante, es encarcelado por su militancia anarquista y conducido a la cárcel del Puerto de Santa María. Allí, como al resto de los cerca de 100 encarcelados de Casas Viejas es tratado como un delincuente habitual. Prueba de ello es el cuestionario que el juez instructor envía al teniente de la Guardia Civil Manuel Martínez Pedré y al alcalde de Medina sobre 18 detenidos, entre los que estaba Paco Estudillo. “Para lo cual se contestará en esa alcaldía en comunicación aparte: y una para cada uno de los diez y ocho expresados vecinos, en relación al siguiente cuestionario:
Primero: Si es vago habitual. Segundo: Si es rufián. Tercero: Si es ebrio o toxicamente habitual. Cuarto: Si observa conducta reveladora de inclinación al delito, manifestada por el trato asiduo con delincuentes y maleantes: por la frecuentación de los lugares donde estos se reúnen habitualmente: por su concurrencia habitual a casa de juegos prohibidos, y por la comisión reiterada y frecuente de contravenciones penales”…

Cuando estuvo preso en el Puerto, le visitaron Eduardo Ortega y Gasset, Rodrigo Soriano y otros miembros de la comisión parlamentaria que investigó los sucesos.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV