headerphoto

El censo de 1917. 1

Hace un tiempo hice dos entradas del censo de 1905, hoy le toca el turno al de 1917. Compararé ambos censos, el de 1905 y 1917, pero sobre todo analizaré la estructura biológica, socioprofesional y el grado cultural de los habitantes del pueblo y de los pagos cercanos, pues el censo incluye Casas Viejas y la Sierra. Vuelvo a hacer la misma llamada de atención sobre los censos, son fuentes estadísticas, lo que ocurres es que su fiabilidad no puede ser absoluta, debido a las circunstancias del pueblo por aquella época.
En 1905 había censados en Casas Viejas y sierra 1786 personas, de las cuales 429 vivían en la sierra un 24% y 1357 en el casco urbano el 76%, en 1917, doce años más tarde, la población ha crecido en 914 personas, 2108 en el pueblo y 564 personas en el campo, lo que representa que en el pueblo vivían un 79% de la población. Esos 914 habitantes de más significa 76 habitantes de media más por año, lo que supone un crecimiento vegetativo bastante elevado y aunque ha disminuido la población en el campo, el 21% sigue siendo alto. Por calles las más pobladas son la Calle Medina con 357 habitantes y 117 más que en 1905, Nueva 326 y 113 más que en 1905 Benalud con 205 y San Juan con 165 habitantes. En cuanto a los pagos de la sierra pierde población Vallehermoso y la gana las Gargantillas con 68 y Zapatero con 67 habitantes.
Uno de los indicadores que aporta más conclusiones de los censos es el de si saben leer o escribir las personas censadas. En 1905 sólo un 15% sabía leer y escribir, ahora 12 años más tarde, ese porcentaje ha aumentado al 30%, el doble. Ese aumento tan significativo de las personas alfabetas expresa el desarrollo cultural y económico sufrido por el pueblo en esos doce años. Además, es significativo observar como los mayores aumentos se producen en las calles donde son mayoría los jornaleros, ya que sobre una buena parte de estos, los denominados campesinos con ideas se extendió la necesidad de aprender a escribir y leer. Así mientras que la calle Nueva tenía en 1905 una tasa de alfabetos del 10% o la calle Medina del 14% o Benalud del 0% en 1917 estas tasas han subido al 29% en el caso de la calle Nueva, 24% en la calle Medina o el 15% en la calle Benalud. Las tasas más altas siguen estando en los lugares más próximos a la Alameda, como en la plaza que llega al 69% de alfabetos, la calle Cuartel el 52% o la calle San Juan el 47%. En cuanto al campo destaca el caso de las Algamitas, donde dominan los medianos propietarios que tienen un 79% de alfabetos. Por otra parte, la diferencias entre el casco urbano más alfabetizado y el campo menos, se amplían. En este fenómeno de alfabetización que se produce entre los jornaleros es fundamental la influencia de la ideologia dominante entre ellos; el anarquismo. Dice Jerome Mintz en Los anarquistas de Casas Viejas: " Para los campesinos, el alfabetismo era aún más elemental: distinguía a los hombres de los animales. Aprendiendo a leer y escribir en el sindicato, los hombres podían ser más que las bestias del campo. Entonces empezaría el gran cambio. 
Pepe Pareja: Era un hombre y ni siquiera sabía como escribir una o con un canuto. Yo decía Esto no puede ser, porque, no sabiendo como leer, uno no puede trabajar con palabras. Ni puede uno conversar con nadie o nada por el estilo. Yo tenía que aprender, aunque fuera sólo un poco, fuera como fuera y costara el sacrificio que costara. Y por este motivo aprendí lo poco que sé... Un día uno me daba leciones, otro día, otro. Así aprendí mis primeras letras: sin profesor, a cuentagotas. Alguien me enseñaba una lección y luego pasaban dos o tres días sin tener a nadie que me enseñara nada. Aprender es lo más bello del mundo. La educación es la base fundamental de todo".

0 comentarios: