headerphoto

Ayer murió el gran historiador Eric Hobsbawm

Ayer murió Eric Hobsbawm, el historiador más conocido del siglo XX. Dice esta página de él: "Entre la extensa bibliografía de Eric J. Hobsbawm -«el historiador vivo más conocido del mundo», según Orlando Figes- sobresale un libro, publicado por primera vez en 1959, que ha alcanzado la categoría de clásico: Rebeldes primitivos. Estudio sobre las formas arcaicas de los movimientos sociales en los siglos XIX y XX. Los «rebeldes primitivos» a que se refiere Hobsbawm son los Robin Hood, los anarquistas andaluces, los bandoleros sicilianos, las sectas obreras británicas, la Mafia, los lazaretistas italianos, los campesinos de Colombia y del Perú, gentes prepolíticas que aún no disponen de un lenguaje específico en el que expresar sus aspiraciones de mayor justicia social y su determinación de luchar contra la «conspiración de los ricos». Hobsbawm, como el mismo cuenta estuvo en Benalup en los años cincuenta en una breve estancia para documentarse sobre la revolución anarquista.
Dice: “Un ejemplo: antes de la Sublevación en Casas Viejas (1933) había cuatro guardias civiles con puesto en el pueblo; hoy (1956), se les supone entre doce y dieciséis...Mi breve estudio de la revolución aldeana, la de Casas Viejas en 1933. La mejor fuente para esto es el Diario de Cádiz para dicho periodo. Todos los periódicos y libros españoles y extranjeros, sin excepción, narran la historia desde un ángulo ligeramente equivocado. He hablado también con algunos supervivientes de la revolución en el pueblo mismo...aún hoy cuando se pregunta a los habitantes de Casas Viejas lo que piensan delos que habían sido militantes, y que ahora o están muertos o andan por el mundo, en la mayoría de los casos, se suele oír alguna frase como esta:"siempre andaba leyendo algo; siempre iba discutiendo”. A Hobsbawam también le pasó lo que a la mayoría de los historiadores que visitaron brevemente el pueblo en busca de datos para su tesis ya preconcebida, que los árboles no le dejaron ver el bosque. Este historiador, que pasa por ser uno de los mejores en su oficio del siglo XX, cometió fallos garrafales en su interpretación sobre la revuelta, propagando una versión basada como dice Margaret Van Epp en "preconceptos, idealizaciones, e información errónea no sólo sobre los hechos sino también sobre el movimiento anarquista de la zona". Dice en ese sentido Jose Luis Gutiérrez Molina: “Rebeldes primitivos llegó a llamarlos uno tan respetable y considerado como Eric J. Hobsbawm. Autor que llegó a urdir una fascinante trama en la que el mes de enero era el de máxima ocupación campesina, todos los revolucionarios estaban unidos familiarmente y su rebelión se debió a un impulso aislado y espontáneo”. Las palabras de Gutiérrez Molina las confirma el propio Hobsbawm:“Las condiciones económicas determinaban en forma natural el momento y la periodicidad de los brotes revolucionarios, por ejemplo los movimientos sociales tendían a tener su punto de mayor intensidad en los peores meses del año— de enero a marzo, cuando menos trabajo tienen los jornaleros (la marcha sobre Jerez de 1892 y el alzamiento de Casas Viejas en 1933 tuvieron ambos lugar a primeros de enero)". Además de esta concepción milenaristas y superficial de este movimiento campesino anarquista, son muchas las imprecisiones que hay en Rebeldes Primitivos sobre Casas Viejas, valga este fragmento como ejemplo del citado libro: “en Casas Viejas parece que un hombre, el viejo Curro Cruz («Seisdedos») que lanzó el llamamiento a la revolución y murió después de un tiroteo de doce horas con las tropas, ejerció una función parecida. Así las cosas, el pequeño grupo de los elegidos tendía a unirse. El caso de Casas Viejas, donde las relaciones de tipo personal y familiar unían al núcleo anarquista dirigente, es probablemente típico: María («la Libertaria»), nieta de Curro Cruz, era novia de José Cabanas Silva («el Pollito»), jefe de los militantes más jóvenes, en tanto que otro Silva era secretario del sindicato de jornaleros, y las familias Cruz y Silva fueron diezmadas en la represión subsiguiente”. Aunque hay que precisar que el mismo reconoció que su estudio sobre Casas Viejas fue superficial: "Así, me confunde el que mi muy superficial estudio de la rebelión de Casas Viejas en 1933 venga citado como referencia en libros ulteriores -por ejemplo en el notable libro de Rayomond Carr, Spain 1808-1939, Londres 1966. No se trataba en modo alguno de un estudio definitivo y olvidaba fuentes obvias como ellibro de Ramón J. Sender, Viaje a la Aldea del Crimen, Documentos de Casas Viejas, Madrid 1933".
El autor del mejor libro escrito sobre los Sucesos de Casas Viejas; Jerome Mintz, también critica estas versiones en su libro Los anarquistas de Casas Viejas: “Simplificaciones excesivas cometiadas por historiadores y eruditos distorsionaron seriamente las creencias y las prácticas anarquistas. Gerald Brenan, Eric Hobsbawm y Raymond Carr, por ejemplo, mantenían que había una conexión entre las huelgas anarquistas y las prácticas sexuales”.
Independientemente de ello estamos ante uno de los mejores historiadores del siglo XX. El periódico ABC titulaba ayer: "Muere a los 95 años, Eric Hobsbawm, el gran historiador marxista británico"


En la foto de Campúa  los guardias civiles Pedro Salvo y García Rodríguez escoltan, en la esquina del bar Ricardo,  a Juan Gallardo en su traslado a la cárcel de Medina. Esta fotografía fue utilizada por Eric Hobsbawm en su libro "Rebeldes primitivos". Abajo la fotografía que utiliza ABC

0 comentarios: