Presentación en Casas Viejas del caso Casas Viejas.

Anoche tuvo lugar en la casa la cultura la presentación en Benalup-Casas Viejas del libro de Tano Ramos el Caso Casas Viejas. Fue un acto intenso, emotivo, rico, muy rico… Empezó el turno de intervenciones la señora alcaldesa Amalia Romero, la que agradeció a Tano su  presencia y el libro, señaló la idoneidad de la presentación de este libro en el lugar que ocurrieron los Sucesos y adelantó que se están haciendo gestiones para la celebración en el próximo enero del 80 aniversario de los Sucesos, para lo cual, entre otras cosas,  el Ayuntamiento va a firmar, próximamente, un convenio de colaboración con el IES Casas Viejas. Le siguió Antonio Luis Rodríguez Cabaña que habló del libro, de cómo el tema de Casas Viejas es inacabable y de sus recuerdos personales de los Sucesos. Diego Caro fue la tercera intervención. Muy parecida a la que hizo en la Biblioteca provincial en la presentación del libro en Cádiz volvió a  hacer un recorrido por la historiografía de los Sucesos.
De nuevo insistió en la equiparación de la literatura anarquista y franquista sobre ellos. De nuevo no me volvió a gustar la equivalencia, me parece simplista, injusta (porque no tiene en cuenta ni los precedentes, ni el proceso, ni las consecuencias, ni la situación que soportaron ambos bandos…) y que engarza con esa parte del socialismo que tan malas relaciones ha tenido históricamente con el anarquismo. Hay otros sectores, muy abundantes en este pueblo, que militando en el anarquismo en su juventud terminan en el PSOE que conciben este movimiento desde otra óptica más comprensiva y amable. En este sentido he preparado para el blog una serie de artículo sobre Paco  “el de la luz” que representa muy bien esta otra tendencia. La intervención de Tano Ramos fue la mejor de la noche, para mí, totalmente distinta a la de Cádiz y adaptada al escenario en el que estaba. Empezó reconociendo que su libro no se centra en la historia o en cuestiones antropológicas o sociales de los Sucesos de Casas Viejas, ("eso está ya hecho" en el libro de Mintz, el otra gran protagonista de la noche) sino en el caso judicial y sus implicaciones periodísticas y políticas. Tiene como tema central, como dice el título, la crónica de una insidia, la que una parte de la prensa y la sociedad española creó en torno a Azaña y la Segunda República aprovechando los Sucesos. Pero el libro también es mucho más. Tano especificó lo que él considera que es su aportación historiográfica a los Sucesos. El hecho de que Quijada no entró, según las conclusiones a las que ha llegado tras las fuentes manejadas, en el caserón de Seisdedos mandado por Artal para que convenciera a la familia de que se entregaran, sino que el detenido se le escapó al Teniente Artal y por eso lo del guardia de asalto herido y el muerto. En la presentación de Cádiz terminó su intervención con la mención  del abogado de la acusación particular en su alegato final en el juicio a los campesinos de Casas Viejas. López Gálvez recurre a una  copla popular: “madrecita mía, me paso la noche contemplando las estrellas sin encontrar la mía; ¿será que he nacido sin ella?”. En esta también me emocionó su cierre con el recuerdo  y la alusión a Pilar Sánchez (la hija de Pepe el mecánico y Carmen), una ilustre benalupense que es amiga personal de Tano y su compañera Lola. "Nuestra amiga Pilar Sánchez, que es de aquí. Pilar se bate como una leona. Lucha como nadie y nos enseña cada día que es posible hacerlo"
Pero  lo que más me agradó y me enriqueció de la noche fueron las cuestiones y el debate posterior a las intervenciones. Fran Sánchez preguntó si después de este libro quedaba alguna cuestión por investigar, aunque en un principio Tano no supo acertar con la respuesta, Antonio Luis Rodríguez apuntó que quizás falta por saber por qué y quiénes eran las 12 personas que murieron en la razzia posterior a la quema del caserón. Tano argumentó que el pensaba que fue producto del  azar y que no hubo ningún criterio para su elección. En Itinerarios por Casas Viejas yo sostengo la tesis contraria, el hecho de que los familiares de los muertos declaren expresamente el nombre del guardia civil del pueblo que encabezaba las patrullas, el hecho que la razzia se desarrollara en un espacio corto y concreto de las dos calles donde vivían los jornaleros por antonomasia, Medina y Nueva, o el hecho de que todos los que murieron no habían participado en los hechos, pero si sus familiares que habían huido, salvo Fernando Lago, me vale para argumentar que tanto la patrulla de Sancho como de Artal fueron “a tiro hecho”, a casas y familias concretas. Hubo otras calles y otros sectores sociales  que no se vieron afectados en absoluto por los Sucesos. O sí, pero de otra forma. A mí me parece que esta es la gran cuestión que falta todavía, además de otras, que investigar sobre los Sucesos. ¿Cuál fue la participación de los sectores locales que se sintieron agredidos por la proclamación del comunismo libertario?. Es decir, los Sucesos no pueden ser estudiados como parte de un modelo, sin situarlos en un contexto concreto, con unos precedentes y consecuentes determinados. Los hechos ocurrieron en Casas Viejas, localidad que tenía unas características muy concretas, sin cuyo estudio, no se podrán entender y conocer en profundidad los hechos. Ese es el gran merito de Los anarquistas de Casas Viejas, de Mintz. Yo creo que después de la publicación del libro deSender,  Brey y Maurice o del de Mintz, o del José Luis Gutiérrez Molina… pudiera existir la sensación que el tema estaba cerrado. El libro posterior publicado y en esta ocasión El caso Casas Viejas, premio Comillas, demuestra que no era así.
El final del coloquio se centró en la figura del teniente Artal al que se le responsabilizó, casi exclusivamente, de los hechos. Me recordó mucho la conferencia de hace tres años de Julián Casanova. Será por deformación profesional, pero nunca me ha gustado la perspectiva histórica que se centra en figuras individuales, me parece más interesante hacerlo en las causas, en los contextos, en los procesos, en las características evolutivas, en las consecuencias... que en las figuras de Rojas o Azaña, por ejemplo. Pero eso ya lo escribió de forma magnífica Sender en el libro el Verdugo Afable: “De aquellos hechos no era culpable un oficial de la guardia civil, ni un ministro, ni un gobierno. De hechos como aquéllos era culpable la humanidad entera” Terminar recomendando vivamente la lectura de este libro, un libro que viene a completar la inmensa e inacabada historiografía de unos Sucesos que a la gente de Casas Viejas nos tiene que hacer más cultos y libres.
La fotografía es de Javier Aguilera, publicada en la web del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas.

Comentarios

Diego Caro ha dicho que…
Estimado Salus:
Soy Diego Caro. Una vez más distorsionas mis palabras. No comparo franquismo y anarquismo. Bien sé yo que son dos cosas distintas después de estudiarlos durante cerca de 30 años. Comparo sus historiografías sobre los sucesos. Te remito a la página 276 del magnífico libro que presentamos ayer y lo que escribía Federica Montseny sobre "los tiros a la barriga". Un saludo.
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Diego siento que no te haya gustado mi comentario, no era mi intención molestar. Yo no digo que compares franquismo y anarquismo, escribí:"De nuevo insistió en la equiparación de la literatura anarquista y franquista sobre ellos. De nuevo no me volvió a gustar la equivalencia, me parece simplista, injusta.." Cuando hablo de literatura anarquista y franquista me refiero a lo que tu dices:"comparo sus historiografías sobre los sucesos". No obstante, es mi opinión libre, sincera y respetuosa, como la tuya.
ANTONIO MORENO ha dicho que…
No pude asistir a la presentación del libro el pasado viernes: fallo de memoria. Cuando tuve conocimiento de la noticia me lo apunté en la agenda del teléfono pero lo hize a las once de la mañana y a esa hora me lo recordó el móvil; debí traspasar la cita a la tarde, pero no lo hize y resulta que con los quehaceres diarios se me olvidó por completo y no me volví a acordar hasta que vi este artículo en el Blog.
Hay un par de cosas que me llaman la atención; una de ellas es la probable fuga de Quijada. Nunca había oido esa versión en ninguna parte. Lo que siempre he leido fue que éste hombre fue obligado a entrar en la choza de Seisdedos para conminarles a rendirse; y este asunto me da que pensar que, efectivamente, todavía quedan cosas que investigar, o, por lo menos, por saber con más certeza como fueron, algo dificil, dado el tiempo transcurrido y dado que cada cual cuenta las cosas desde su perspectiva. Yo por mi parte, cuando empezé a interesarme por esta página trágica de la historia benalupense ya no tenía a nadie de la familia a quien preguntarle por el asunto (me refiero a nadie que hubiera vivido los hechos, que en mi caso fue mi abuela materna, que en aquella época tenía veintidos años y murió en el año setenta y ocho, cuando yo tenía catorce). Ella vivió la tragedia ya que su hermano fue uno de los doce que se llevaron (en su presencia) y asesinaron poco más tarde; se salvó su padre, al que un guardia que acompañaba a la patrulla separó y lo volvió hacia la choza.
Y esto me lleva a la segunda cuestión: ¿fueron victimas al azar? Yo creía que sí, pero cuando leí "Intinerarios por Casas Viejas" pensé que, efectivamente, tus argumentos para opinar que no fue al azar, sino a tiro hecho, son muy sólidos, aunque en el caso de mi "tío-abuelo" tu apuntas que buscaban a uno de sus hermanos, miembro del sindicato; no obstante, la narración de los hechos que yo oí de boca de mi madre, a la cual obviamente se lo había comentado mi abuela, y lo que escribió Mintz en su libro, no indican que los guardias preguntaran por nadie, quizás igual que en los otros casos (no recuerdo ahora lo leido) pero eso no desvirtúa tus argumentos y me inclino a pensar que llevas razón; los guardias locales debían conocer, en un pueblo tan pequeño, a todo el mundo y cuales eran sus actividades y, a pesar de ello, se llevaron a los familiares.

En definitiva, creo que a pesar del tiempo transcurrido, me parece que aún nos queda mucho por saber; siempre nos hemos estado preguntando por las causas de aquellos hechos. He oido opiniones para todos los gustos, incluso a alguien he oido comentar que fue una justificación al despliegue impresionante de guardias y medios materiales que se tuvo que hacer, enviado desde el mismísimo gobierno central y que no era lógico para detener a algunos campesinos, sin apenas medios, hechos fuertes en una choza. Otras versiones más conocidas insisten en lo del escarmiento promovido por los caciques o en el presunto desequilibrio del capitán Rojas debido a alguna, también presunta, supongo, adición; lo cierto y verdad es que no hubiera habido "Caso Casas Viejas" si este indivíduo hubiera actuado conforme a la ley y a los detenidos los hubiera entregado a la justicia.
Un Saludo
Anónimo ha dicho que…
Estimado Salus, estaría bien, creo, que aprovecharas esta oportunidad para publicar en tu blog el artículo de Federica Montseny que menciona Diego Caro. Tus lectores podrían así apreciar a qué se refiere Diego cuando compara la historiografía anarquista y franquista sobre los Sucesos. Que alguien hable de esa equivalencia no gustará. Pero hablar de ello no pueder ser injusto ni simplista. Como escribió Mintz, los relatos históricos distorsionaban y malinterpretaban los Sucesos, hubo varias versiones "generalmente próximas a una clase o a un partido político" y se usó más Casas Viejas por "motivos propagandísticos que por amor a la verdad" (lo hizo, por ejemplo, Sender, anota también Mintz). El artículo de Montseny está escrito cuando termina el primer juicio a Rojas. Ahora que ha triunfado de nuevo el periodismo de opinión, creo que merece la pena mirar atrás y leer textos como ése, que muestran de modo tan claro qué barbaridades se pueden decir y transmitir. Ánimo, Salus.
Tano Ramos
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Tano pienso que los sucesos de Casas Viejas pueden tener tantas aristas, tantos puntos de vista que como decía Mintz han sido utilizados desde el primer momento de modo partidista. Y es esa utilización lo que los ha hecho tan mediáticos. A mí también me parece partidista poner el punto de mira en los puntos comunes de la historiografía franquista y anarquista. Y no me gusta. Como tampoco me gusta toda la campaña que se formó en torno a la frase tiros a la barriga y Azaña o la campaña de humor gráfico del periódico contra Manuel Azaña del semanario Gracia y Justicia. Tampoco me gusta que se centren los ataques en Azaña utilizando la frase aquella que dijo en el Congreso de los diputados el 2 de febrero de 1931 “En Casas Viejas, no ha ocurrido, que sepamos, sino lo que tenía que ocurrir “ y no utilicen el resto de sus diarios. He leído el libro de Federico Montseny y algunos otros escritos de pensadores anarquista y es cierto que caen en errores y alimentan el mito, como el de Seisdedos por ejemplo. Pero también es cierto que el texto de Montseny pone en cuestión, en el momento, que la matanza fuera obra de un loco y heroinómano, sino que fue expresión del ejercicio del poder republicano que con ello estaba firmando un paso hacia su abismo. No sólo se horrorizaron de lo ocurrido los anarquistas sino también muchos sectores republicanos que no podían entender como había ocurrido aquello bajo un gobierno de republicanos de izquierda. No hay duda –basta leer los diarios de Azaña- de que existía una voluntad de aplicar mano dura con el consentimiento de todos los ministros, incluidos los socialistas que también dijeron auténticas barbaridades barriendo para casa. Por lo demás lo que dice sobre que Rojas no quiso finalmente ser el cabeza de turco y largó es rigurosamente cierto, que intentaron sacrificar a Menéndez y finalmente lograron quitarlo de en medio también, que nadie (que sepa) desmintió lo del millón de pesetas igualmente, que los diputados –salvo unos pocos- antepusieron salvar al gobierno a buscar la verdad también. A mí sí me parece injusto y simplista meter en el mismo saco a la historiografía anarquista y franquista. Me recuerda aquello de la famosa pinza. Yo, como tú, he leído mucho sobre los Sucesos de Casas Viejas y he llegado a la conclusión que el enfoque ideológico que más se centra en las victimas, muertas o reprimidas del pueblo, son ellos, otros lo hacen en culpabilizar o salvar el gobierno del momento. Pero en la presentación de tu libro en la casa de la cultura de Benalup-Casas Viejas ocurrió un hecho que me pareció, al menos, curioso. Creo que fue Manoli Lago quien preguntó que ante tantas informaciones falsas que se difundieron al principio cómo se supo la verdad. Se divagó en la respuesta por parte de los miembros de la mesa, pero no escuché que el primer periodista que publicó la verdad de lo que había ocurrido en Casas Viejas, fue Pérez Cordón, a menos que el hecho de ser militante de la CNT le deshabilitara como periodista. Me consta que es un dato conocido pues ya lo dejó claro José Luis Gutiérrez Molina en su libro Casas Viejas del crimen a la esperanza. Opinión, opinión, la tiene todo el mundo, incluyendo los que van de objetivos. Que las opiniones pueden coincidir pero no tener el mismo fin. O es que cuando lo hacen PP y PSOE los dos son de derechas o de izquierdas. Considerarse democrático no te da bula para nada. Si metes la pata hasta el fondo –como hizo Azaña y su gobierno en Casas Viejas-tienes que apechugar con las consecuencias. Los únicos que no tiene sexo son los ángeles y eso lo dicen los curas. En resumen que no me creo eso de que Azaña dijera “tiros a la barriga”, pero que tampoco estuviera dos meses sin enterarse de nada. En todo caso te agradezco tu comentario en este blog y la posibilidad de participar en un debate sobre un tema que tanto nos apasiona.
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo ha dicho que…
Estimado Salus:
Me gustaría aclarar una cosa, no vaya a ser que tu comentario dé lugar a una malinterpretación. No hubo ninguna intención de ocultar ni de dejar de mencionar en la presentación que fuese Pérez Cordón quien escribió primero que hubo fusilamientos. Admito que pueda alguien llegar a ese pensamiento tan sinuoso incluso de forma inconsciente. Pero no fue así. Yo entendí que Manoli Lago preguntaba si fue Artal quien destapó el crimen y me puse a contestarle centrándome en eso: en quién fue, con su testimonio ante un juez o ante una autoridad, el miembro de las fuerzas de seguridad testigo de lo sucedido que declaró que en Casas Viejas los guardias habían fusilado a vecinos del pueblo. Posiblemente respondí así porque estábamos presentando el libro El caso Casas Viejas y resulta que entre otras novedades que aporta está la importante declaración del guardia civil Juan Gutiérrez, anterior de la de Artal.
Es una lástima que, ya que tú estabas allí, no preguntaras o intervinieras para matizar o comentar lo que tuvieras por conveniente sobre mi respuesta, sobre nuestras divagaciones, sobre Pérez Cordón o sobre cualquier otro aspecto relacionado con los Sucesos o con el libro que presentábamos o con cualquier otra cuestión.
Saludos,
Tano Ramos
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Estimado Tano: hace tiempo que decidí no participar en donde no haya sido invitado. Respeto y respetaré todos los puntos de vista en torno a todos los temas, sobre todo, si son tratados de forma correcta. Pero también tengo claro que me asiste el derecho de hablar o callar, según crea oportuno, dependiendo del momento y del sitio. Mi blog es un lugar idóneo para opinar lo que yo crea oportuno. Así como expresar mi posicionamiento ideológico ante un tema dado.Eso sí, siempre desde la libertad y el respeto.
moises ha dicho que…
Hola Salu, podrias explicar esto de la ''historiografia franquista y anarquista''.Muchas gracias.
Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
Moises me refiero a la historiografía franquista a los libros sobre Casas Viejas que escribieron historiadores afines a la ideología dominante en el régimen franquista. Mientras que la historiografía anarquista son los libros de los Sucesos escritos por autores de ideología ácrata.
Moises ha dicho que…
Muchas gracias Salu, por aclararme esta duda.La verdad es que yo estuve en el final de la presentacion del libro y también me llamó bastante la atención, como tú dices, que no se mienta a Miguel Perez Cordón.Se lo estuve explicando a mi compañera de trabajo, que también sigue todo lo relacionado con ''Los sucesos de Casas Viejas'' y los dos nos quedamos un poco perdido.Porque pensabamos que fue Miguel Perez Cordòn el primer periodista que informó de los Sucesos y gracias a su labor en Casas Viejas el descubre toda la verdad,segun el libro de Guitierrez Molina.El resumen de todo estos es, según el bando se ve de una manera o de otra.Gracias por esta aclaración.

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5