headerphoto

Los bares del centro histórico

Hoy va la cosa de bares, de nuevo. La primera fotografía pertenece al archivo familiar de José María Espina. Es la foto más antigua que tenemos datada del pueblo. Esta fechada en 1896 y parece ser que se trata de una “juerga” flamenca en la puerta del Ventorrillo de Casas Viejas, que estaba situado al final de la calle San Elías y que es la casa más antigua del pueblo, pues ya en 1579 hay fuentes escritas que la citan. No me parece casual que la foto más antigua del pueblo se refiera a un bar. Fueron varios los que explotaron este ventorrillo, pero la propiedad pertenecía a la familia Vela, desde que Francisco Vela López, lo comprara en la primera mitad del siglo XIX. "Adquirió el viejo mesón, el primer edificio techado de teja en Casas Viejas, a cambio de impuestos atrasados" (Mintz). Hay una circular de la Dirección general de seguridad de fecha de 8 de marzo de 1886por la que se dictan disposiciones encaminadas a prevenir los escándalos que con demasiada frecuencia  ocurren en las Casas de Bebidas y demás establecimientos análogos”. Como centro de la vida social del pueblo los bares han ocupado siempre el eje de la vida en él, participando en los aspectos positivos, pero también negativos.
En ese sentido hay un escrito en el archivo municipal de Medina Sidonia  por el que el cabildo acuerda el 21-6-1818: “Siendo repetidas las quejas de los Ventorrillos de Casas atendiendo a los grandes inconvenientes que de ellos se siguen, se acordó que el de arriba se derribe solamente y el de abajo respecto a ser de una propiedad particular se le insiste al que lo tiene arrendado no venda vino ni aguardiente pues de lo contrario se le inutilizara al que se le encuentre y será conducido a la cárcel pública exigiéndole la multa de cincuenta ducados. Para cuyo efecto pasaran a derribar el primer ventorrillo y derramar el vino y aguardiente que se encuentre en el segundo”.
La segunda foto está realizada a principio de los treinta del siglo XX en el Casino del pueblo. El origen de la actual palabra "casino" deriva del italiano "casa". La palabra en un principio se usaba para nombrar una casa de campo, para luego pasar a ser usada para describir un lugar de la casa donde se hacían reuniones sociales, una habitación o espacio donde las personas podían bailar, escuchar música o apostar. Luego en cada pueblo surge un casino, donde se reúnen los hombres de más alta consideración social de la localidad. Solían ser lugares de gran boato y elegantemente amueblados. El casino de Casas Viejas que aparece en esta foto estaba situado en la esquina SW de la Alameda, en  frente de  la actual Pizzería el Vaquerillo y la casa de Catalina Sánchez (antiguo cuartel de la guardia civil) en lo que hoy se conoce como la casa del Veterinario. Detrás estaba "la guardilla", que hacía de cárcel provisional de la aldea. El casino se ubica en una construcción no terminada (según Antonio Grimaldi el Ayuntamiento de Medina había paralizado la construcción por falta de permisos), sobre la cual se puso un sombrajo. ¡Estamos en Casas Viejas! Sobre estas paredes a medio construir se ubicarían algunos jornaleros en su asalto al cuartel la madrugada del 11 de enero de 1933. En el último plano se ve una tienda y su propietaria Francisca Barberán Jiménez. Este casino fue el centro de la vida social de Casas Viejas durante mucho tiempo, desde el que surgieron muchas iniciativas como la petición del teléfono para Casas Viejas en 1920.
Esta crisis que nos come y no nos deja comer afecta de una manera especial a los bares del Centro, todos son malos augurios para ellos, sobre todo, a partir de hoy con la consabida subida del IVA. Pero la esperanza es lo último que se debe perder. En este verano donde parece que la crisis se ha comido la cultura,  Balbino y Andrés del grupo  Oudry ha organizado el festival emergentes panorámicos consiguiendo llevar una serie de actividades musicales a  los bares del casco histórico del pueblo. Por el contexto y la significación no me parecen unas actividades más, normales, de las que se programan. El evento  ha consistido en la organización de una serie de conciertos musicales. Han participado 18 grupos musicales (seleccionados de las 80 inscripciones presentadas), durante seis noches. El premio de este concurso es actuar en el Festival Panorámico (acto central) compartiendo escenario con dos bandas de nivel nacional como son "Cyan" y "Ruidoblanco". El Festival Panorámico en sí, es el concierto que se celebra el día 22 de Septiembre, durante todo el día, en la Alameda y las actividades que se realizaran a su vez en la plaza del Pijo y en la calle entre Pub Pajarito y Pub Alameda. El Festival y el concurso lo organiza Festival Panorámico en colaboración con el Ayuntamiento. Todos los conciertos del concurso y el día del Festival son gratuitos y están financiados casi en su totalidad a través del patrocinio de los comercios que aparecen en el cartel. Es algo parecido a aquellos concursos de Rock de la fiesta de la Independencia de los noventa, pero actualizados, en donde las redes sociales, como twitter y facebook han tenido un importante papel.  Los bares que han participado en esta original y magnífica idea han sido Chori Pub, Pub el Chino, Café Bar Pajarito, Cafetería Pub Alameda, Confitería Alameda, Pub el Tato, Pizzería el Vaquerillo, Discoteca la Cueva, Casa Floren, Hostal Posada Casas Viejas y la Petera del Peli. Con la colaboración económica de los bares del centro  y la logística del Ayuntamiento han conseguido llevar a cabo esta idea tan utópica y práctica que me ha recordado aquella frase del mayo francés del 68 “seamos realistas, luchemos por lo imposible”. Esas tres perspectivas, pasado, presente y futuro, de una misma realidad, ese mensaje de resistencia, lucha y esperanza en un escenario tan malo que no pudimos nunca imaginar, ese equilibrio que aporta la vida al decirte que el sol nunca se pone por última vez... todas esas cosas y más me han sugerido esta entrada. Pues eso, que mejor que empezar el curso con aquello de "nos vemos en los bares y nos leemos en los blog".


0 comentarios: