Las fotos de los Sucesos. La dependencia económica

Esta fotografía de Campúa nos va a servir como marco para analizar las causas o las circunstancias en las que se dieron los Sucesos de Casas Viejas. Empecemos primero con las que no son aunque se han intentado que sean.
Por ejemplo con la impresentable versión de Cesar Vidal "Recuerda los aspectos más terribles de la España negra...El porcentaje de niños que nacen con problemas mentales es muy elevado por la consanguinidad dentro del pueblo... en este sentido, en fin, no quiere hacer uno chistes malos, pero es que es el único pueblo que se suma a la idea de la revolución anarquista".  Seguiremos con todas las versiones que argumentan que se trata de una conspiración o de los republicanos-socialistas para acabar con el poderío anarquista de la zona o conspiración de las derechas que utilizaron a los anarquistas para hundir a la izquierda moderada en el poder. Sender en el Verdugo Afable escribió: "De aquellos hechos no era culpable un oficial de la guardia civil, ni un ministro, ni un gobierno. De hechos como aquéllos era culpable la humanidad entera".
En el estado de la cuestión actual casi todos los historiadores están de acuerdos en entender los sucesos como fruto de una situación en donde influyeron factores económicos, ideológicos, políticos, sociales y culturales. Centrémonos hoy en la dependencia económica de la mayoría de la población. Fruto del subdesarrollo  son los numerosos altercados que durante el siglo XIX y primer tercio del XX se produjeron por lo que en aquella época se llamaban “calamidades”. La causa de las denominadas calamidades hay que buscarla en la situación del jornalero, provocada por un modelo de latifundismo extensivo y tradicional basado en la explotación de mucha mano de obra barata. Su situación era pésima todo el año pero, a veces, a principio del verano por la sequía y, sobre todo, en la estación de lluvias, llegaba a extremos tales que la tensión entre jornaleros, guardia civil y propietarios llegaba a límites casi insostenibles. La carta de un obrero de Casas Viejas enviada el 13 de octubre de 1932 al comité de la CNT es clarificadora de la situación : “El paro obrero es cada vez mayor, elevándose el número de trabajadores parados en ambos pueblos, próximo al millar; el Monterilla no atiende, el Gobernador tampoco, los Panzudos no siembran y los trabajadores también se mueren de hambre; creemos que para alimentar los estómagos preparan balas;… así no es posible vivir; los hombres perecen de inanición. ¿Qué hacemos?”La foto de Campúa, apareció en la revista Crónica el 22-1-1933, en ella  nos muestra el encharcamiento de las vegas próximas al pueblo y de la laguna de Rehuelga lo que nos indica que los primeros días de enero del 33 habían sido también muy lluviosos. Esta foto de Campúa forma parte de un magnífico lote del fotógrafo jerezano que  nos llegaron a través de Cecilio Gordillo y José Luis Gutiérrez cuando la polémica sobre el hotel Libertaria, luego pasó a llamarse Utopía, estaba en su punto máximo de ebullición. A ellos a su vez se las había dejado el cineasta Martín Patino, el cual las había ido adquiriendo poco a poco, en anticuarios, rastro, mercadillos y trapicheos varios de la época, dentro del trabajo de documentación realizado para su película El grito del sur.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV