La Segunda República en Casas Viejas. Juan Rodríguez Guillén, el poder de la gente de campo. 1

Juan Rodríguez Guillén, nació en Casas Viejas en 1898 y murió en 1978, tras sufrir un  accidente de tráfico a la altura de la Venta la Cabrala, en Medina. Su padre, Francisco Rodríguez Guillén y su madre, Isabel Guillén Caravante, procedían, como el resto de la familia, de Guaro,  localidad de la serranía malagueña. Hijo y nieto de “sopacas”, su mote, como el de los hermanos (Gazpacho y Refrito), está relacionado con el mundo del trigo. Sopas fue un hombre activo, inteligente, polémico, sociable y con una gran  capacidad de liderazgo. La poca formación académica que recibió la obtuvo en Canarias donde hizo el servicio militar.
Allí, en 1918 su instinto rebelde y libertario le hace discutir y enfrentarse con un teniente por una cuestión relacionada con  las raciones de café.  Como resultado de ello fue despedido del acuartelamiento y destinado  a Medina del Campo. En tierras pucelanas, conoció a la que sería su esposa, Felisa Alonso Lucero. Sopas era un hombre que no pasaba desapercibido, creaba a su paso un reguero de detractores y/o admiradores. En el campo tenía fama de ser un excelente segador, fuerte y rápido. Ambicioso como era, en 1930 decide dedicarse al mundo del comercio alquilando para ello un local en la calle Medina nº 3, por encima de la casa del pueblo.
Con la llegada de la Segunda República, el 14 de abril de 1933, Ángel Butrón, alcalde de Medina, nombra a Antonio Alcántara Serrano, de la estirpe de los pedáneos de la Restauración, que actuaban como mano y voz de los propietarios. Pero  el pueblo mayoritariamente, por aclamación, opta por José Suárez Orellana. Durante un tiempo coexisten los dos alcaldes, ambos envían documentación, uno ha sido nombrado por el alcalde de Medina, el otro por decisión popular espontánea. Medina es de los pueblos en los que tienen que repetirse las elecciones de 12 de abril por acusación manifiesta de caciquismo. En las del 31 de mayo obtuvieron su acta de concejal, además de Suárez, Juan Rodríguez Guillén y Juan Bascuñana Estudillo, por ese orden en  cuanto a número de votos. Los dos primeros se presentaron por el PSOE y el tercero por el Partido Radical. Butrón no tiene más remedio que elegir definitiva y oficialmente a Suárez. Era la primera vez que los propietarios no decidían  al  alcalde pedáneo ni a los concejales de Casas Viejas. Ello no es óbice para que actúen conjuntamente, sino todo lo contrario.
Sólo una vez los tres concejales casasviejeños actúan al unísono por una cuestión relacionada con la banda de música. No llevaban ni un mes trabajando juntos cuando Juan Rodríguez se retira de las filas socialistas para acercarse a los anarquistas, desde esta posición planteó una cruda batalla contando con la complicidad activa de los radicales.  Dice la sabiduría popular que muchas veces cuando te vas de un sitio hace ya tiempo que no estabas y Sopas aprovechó las elecciones constituyentes de  28 de junio para escenificar su salida. Valiéndose de su influencia sobre los jornaleros, los convenció para que votaran por la candidatura de Ramón Franco. Era un voto de protesta  y al mismo tiempo de venganza frente a los antiguos compañeros socialistas. Pero este voto en bloque exaltó a Suárez y a sus seguidores. Enterado del hecho, el alcalde de Medina se personó en Casas Viejas y anuló la votación. El enfrentamiento entre  los seguidores de Suárez y Sopas pudo haber terminado en tragedia si  no hubiera  intervenido el cura Gallardo.


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV