La berrea y la bunkerización. Y 2

Las implicaciones medioambientales de estos cambios son muy importantes. El venado que estuvo a punto de su desaparición en los años cuarenta, en los sesenta es reintroducido de tal forma que en la actualidad ya no sólo podemos hablar de explotaciones ganaderas de carácter extensivo dedicadas al venado, sino que también las hay de carácter intensivo. El ciervo sin embargo ha hecho que los bosques quedaran sin limpieza ya que este animal necesita de arboledas para protegerse y alimentarse. En la actualidad sobran venados, la caza también se ha resentido con la crisis y su excesiva densidad crea grandes prejuicios a la fauna y la flora de la sierra.  Me he puesto en contacto con cazadores de venado tradicionales. Me confirman que esta zona por sus condiciones climáticas tiene una vegetación frondosa que la hace ideal para el venado. Hablan de que tradicionalmente ha sido muy rica en caza mayor y que por eso afamados cazadores de todas las partes de España, desde Alfonso XI hasta Juan Carlos pasando por Franco, Botín, Abelló, Albertos, etc han cazado por esta zona. Comentan que la regulación actual y las normas que impone la explotación económica del venado han hecho que la caza de este haya perdido gran parte de sus características. Los puestos predominan sobre la caza libre, con lo que es ahora más un negocio que un deporte.
Como dice Agustín Coca en su libro Los Camperos el “monocultivo cinegético” ha sido apoyado desde las administraciones estatales utilizando argumentos conservacionistas y coincidiendo así con la política de la Unión Europea. Cada vez más son los obstáculos que ponen los dueños de estas grandes fincas para que sean visitados por población local o foráneos para usos tradicionales (espárragos, tagarninas, setas, quesitos...) u otros de poco impacto ambiental como puede ser el senderismo. Incluso me consta que algunos se sienten molestos cuando damos a conocer el patrimonio natural y cultural que esconden sus fincas privadas. El caso del Monasterio del Cuervo (que fue utilizado hasta los ochenta como lugar de excursión y recreo por muchos gaditanos) o la Herrumbrosa donde está la cueva del Tajo de las Figuras es ejemplar, pero no el único. En la guía del Excursionista del Parque de los Alcornocales de Antonio Joaquín Sánchez Sánchez se puede leer sobre el Monasterio del Cuervo: “En la actualidad, el estado ruinoso ha dado paso a una serie de reformas por parte de sus propietarios. La finca cuenta con un camino público por el cual se accedería directamente al monasterio, tal como se deja constancia a través de los archivos del catastro, y que en el presente se encuentra usurpado, impidiendo nuestro tránsito la guardería de la finca. Igualmente, la declaración de monumento debería contar con un convenio por parte de la Conserjería de Cultura que regulara su régimen de visitas”.  Muchas de las vías pecuarias (padrones, cañadas reales, coladas…) existentes, en forma de cañada, coladas, veredas, majadas, abrevaderos, descansaderos, etc han sido arrebatadas al uso público por estos grandes propietarios. Aunque hay que reconocer un cierto esfuerzo de la administración por recuperar algunas, como ha sido el caso del corredor verde. El hecho de que los nuevos propietarios por no ser de esta tierra no tengan ninguna relación con la población de la zona ha facilitado la "bunkerización" actual de este bosque. La conversión de la propiedad comunal en privada de esta sierra no sólo ha expulsado a la población que allí se estableció, sino que ha impedido e impiden el disfrute público de unos montes que en muchas partes de España son de titularidad pública. Sin duda, un obstáculo para nuestro desarrollo a corto, medio y largo plazo. Quien se acerca estos días por el campo de Benalup-Casas Viejas a ver y oír la berrea es muy probable que se pueda encontrar con los obstáculos que supone que unos montes que en muchos sitios de España son públicos aquí lo sean privados. Recordar que la propiedad privada apareció en la zona hace 6 minutos, si consideramos un día desde la aparición del hombre y que ello implica que no se pueda observar un espectáculo tan natural como la vida misma; el arte del cortejo y la seducción para la perpetuación de la especie. Aunque este cortejo y seducción se haga a base de bramidos y choque de cuernos. ¡Como tantas otras cosas!

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV