headerphoto

El paro. Causas y consecuencias. 1

No me gustan los tópicos toponímicos, por simplistas y por injustos. Además también son inexactos. Eso de que los andaluces somos todos flojos y estamos todo el día tocando la guitarra y toreando, o que los catalanes cuando se les pierden 10 céntimos los buscan ansiosamente pues eso no va a ninguna parte o los madrileños son todos unos chulos o los aragoneses cabezones y brutos…es muy cuestionable, cuando no falso. Pero los que tenemos cierta experiencia con las Ciencias Sociales sabemos que hay ciertas características que se pueden explicar con carácter general, aunque con más matices y excepcionalidad que los tópicos. Escribe José Antonio Sau: “Tres imágenes planean sobre el imaginario colectivo de los andaluces: un tren cargado de emigrantes llega a una remota estación de Alemania; unas alpargatas de esparto cuelgan de un perchero en Casas Viejas, y la figura imponente de un caballo se recorta en el horizonte. Sobre el equino, un señorito.”
Eso fue pasado, pero seguro que tiene relación con este mapa que muestra como España está fragmentada en dos en lo que a tasas de paro se refiere. Este mapa del paro en las comunidades autónomas españolas es bastante significativo. Todo el mundo coincidirá en que hay más trabajo en el norte que en el sur, por tanto el grado de desarrollo es mayor en la España septentrional que meridional y que allá arriba, por tanto, están sabiendo capear el temporal con más desahogo que en el sur, donde sigue creciendo la crisis y el agujero. En lo que diferiremos es en las causas concretas que explican esa distribución dual. Habrá quien piense  que influye que en el norte llueve más y hace menos calor, yo no he creído nunca en argumentos deterministas, además se olvidan de Grazalema o Sierra Nevada. Habrá quien opine que en esa mitad septentrional de España hay mayor mentalidad empresarial que en la meridional donde abunda el deseo de ser funcionarios, yo le replicaré que eso es más una consecuencia que una causa. Fue  lo que dijo el conde de Salvatierra, de la noble y mundana Casa de Alba, sobre las carencias emprendedoras de los andaluces, en un programa de la cadena de televisión La Sexta, el 11 de diciembre de 2011. También me cabrearé con argumentos  como los de “Joan Puigcercós, de Ezquerra Repúblicana de Catalunya (ERC), “en Andalucía no paga impuestos ni Dios” (pronunciadas en un mitin en La Seu d’Urgell, Lleida, en noviembre de 2010); Josep Antoni Dura i Lleida, de Convergencia i Unió (CiU), “en otros sitios de España reciben un PER para pasar una mañana o toda la jornada en el bar del pueblo” (expresadas en el Consell Nacional de CiU en Barcelona, en octubre de 2011); Artur Mas, president de La Generalitat de Catalunya y militante de CiU, “Estos niños y niñas…y no le hablo ya de Sevilla, de Málaga, de Coruña, etcétera, porque allí hablan el castellano, efectivamente, pero a veces a algunos no se les entiende”(emitidas en el debate de política general del Parlament de Catalunya, en septiembre de 2011); Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y dirigente del Partido Popular (PP), “'han hecho lo que creen que debe hacer un Gobierno, que es utilizar el dinero de los contribuyentes para hacer 'pitas, pitas, pitas'. La gente del campo ya sabe a lo que me refiero”, declaraciones en Telemadrid, en marzo de 2010; Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, también del PP, "El otro día nos llamó un amigo (diciendo) que están en venta por 50 euros los (ordenadores) de la Junta de Andalucía en el mercadillo de Málaga" (manifestado en el Parlamento regional de Madrid, en noviembre de 2010); Ana Mato, vicesecretaria de Organización del PP, “en Andalucía se ha visto a escolares en los suelos” (en una entrevista emitida por Radio Nacional de España (RNE), en octubre de 2011); y “los niños andaluces son prácticamente analfabetos” (en una entrevista en Punto Radio, en marzo de 2008); Luis del Rivero, ex presidente de Sacyr, "El PER es un sistema en que se fomenta la vagancia” (en un curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo de Santander, en junio de 2010”. Todo este tipo de argumentaciones confunden causas con consecuencias, disfrazan convencimientos ideológicos e intereses concretos y se aprovechan, como han hecho siempre, del menor desarrollo económico que hemos tenido tradicionalmente. Ahora bien, el mapa del paro en España es significativo y denota consecuencias impepinables. ¿Cuál es la causa? Si conocemos el origen de la enfermedad, el diagnóstico será más sencillo y su sanación más factible. De eso hablaré en la próxima entrada de esta serie.

0 comentarios: