A recoger algodón en bicicleta

Sobre los años 60 y 70  el cultivo del algodón conoció un gran auge en Benalup. El algodón se siembra en mayo y se riega hasta que empieza la recogida a finales de septiembre. Primero se castra y después cuando se abre la flor empieza la recogida. A esta recogida iban  familias (padres e hijos) completas, por este motivo los niños no asistían al colegio, en la temporada de recogida del algodón. Las personas que iban a recoger el algodón lo cogían manualmente y lo echaban en un saco amarrado a la cintura. Cuando terminaban cogían los sacos y los montaban en una carreta y lo pesaban.
En la fotografía de 1968 aparece Juan Antonio Montiano Gutiérrez en su bicicleta para incorporarse a la recogida de Algodón. Solía coger unos veinte kilos de algodón al día y se lo pagaban a 2 ó 3 pesetas el kilo. Esta fotografía está realizada en la finca de “Buñuelito”.  En un primer plano se observa él, junto a la bicicleta que le sirve de transporte y en el fondo la gente que está empezando a trabajar. La foto es un primer plano de Juan Antonio Montiano en su vieja bicicleta que le sirve para ir a recoger algodón. Sólo aparece en la composición fotográfica una mínima parte de la bicicleta, pero es suficiente para mostrárnosla sin grandes alardes, ni complemetos. Austera, sencilla, como la vida del que la utiliza para ir a trabajar. En el carnaval del 66 Ángel Guillén escribió para los Turistas del Figuraas el siguiente pasodoble inspirándose en el de Paco Alba en 1963 para Corrusquillos gaditanos: Vienen desde Chiclana y otros pueblos...
Vienen desde las Lomas y otros cortijos
hombres en bicicleta de trabajar
y el día que hace levante pa que le cuento
harto algodón y cemento darle al pedal
cuando llegan a casa van agotados
después de haber almorzado chorizo y pan
se comen si lo tienen otro bocado
y a la seis de la mañana vuelta a empezar,
para estos hombre no existe
la jornada laboral
ni ninguna otra ventaja
de nuestra ley social
da pena verlos en fila
sudando en la carretera
sin más luz de esperanza que les dé vida
que el farol que alumbrando va su verea
y pero que todo esto
es que el trabajo no es fijo
y “pa” contar con algo cuando no haya
se llevan por delante a todos sus hijos.
Posa Juan Antonio sobre la barra de la bicicleta y aparece con las botas de agua y los pantalones introducidos en ellas para defenderse en lo posible del barro. El gesto, la mirada, la mano sobre la frente denota cansancio, trabajo duro, de una persona que ni es un niño, ni por edad ni por ocupación, ni todavía es un adulto. El fondo, como otras tantas veces, majestuoso, la vega del Barbate sirve como transición hacía las sierras de Alcalá que se atisban a los lejos. En la Vega se intuye que muchos trabajadores recogen el algodón. ¿Qué fotografió Mintz? Es el título de esta serie. Pues  en este caso un adolescente y las duras condiciones de trabajo  y vida que le ha tocado sufrir

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV