headerphoto

La apropiación de las vías pecuarias. 2

En 1887 en otra acta del 8 de octubre el Ayuntamiento de Medina vuelve a impedir la construcción de una choza en una vía pecuaria: “Teniendo noticias esta Corporación de que Pedro Grimaldi y José Reyna están construyendo dos Casas en la vía pública de Casas Viejas sin haber obtenido previamente la necesaria autorización, se acordó que se dirija una orden al Alcalde de dicha Aldea previniéndole que disponga lo conveniente para que se suspendan las obras y que quede expedita la vía pública”.  Pese a ello, las chozas iban invandiendo parte de estas vías pecuarias, en aquellos lugares próximos a la población. Primero fue la calle Nueva, luego el Tajo, Paternilla, El Tesorillo...
Otra acta, ahora con fecha 30-10-1924 nos vuelve a servir de ejemplo de esta oposición del Ayuntamiento a la construcción de chozas en las vías públicas. “Dada cuenta de tres oficios escritos por el Comandante del Puesto de la Guardia Civil de Casas Viejas en los que denuncia a los vecinos de dicha Aldea Juan Corchado Fernández, Miguel García Moreno y José González Pérez por haber construido cada uno una choza de castañuela en el Padrón del Alamillo de este término municipal, cuyas chozas dificultan en parte el tránsito del ganado por dichas vías, habiendo roturado la vía pecuaria de referencia para buscar asiento en la obra construida: La Comisión acordó se interese del Sr. Alcalde Pedáneo de Casas Viejas mande peritos al mencionado Padrón para que aprecien el valor de lo aprovechado, y comunique a los denunciantes desalojen y dejen expedita al tránsito ganadero dicha vía pecuaria”.  En el lento proceso de pérdida de jerarquía de la ganadería hubo periodos donde la usurpación del terreno de las vías pecuarias para construir chozas fue más rápida que en otros. Ese fue el caso de la Segunda República. En ella también continuó la negativa, aunque el escrito (de fecha 18-4-1931) que voy a utilizar ahora también sirva para demostrar nuevamente que el campo de Casas Viejas era mucho más amplio que lo que luego se le reconoció en 1991: “Visto el oficio de la Guardia Civil del puesto de Casas Viejas en que traslada la denuncia de Juan Sánchez Cornejo sobre intrusión en un Padrón del pago Monteros … y teniendo en cuenta que el pago en cuestión está en la demarcación de Casas Viejas; el Ayuntamiento acordó se de traslado del oficio de la Guardia Civil al Alcalde de dicha Aldea, para que informe acerca de la repetida denuncia”. Pese a la oposición del Ayuntamiento de Medina a la usurpación de terreno público, la necesidad y la penuria era tan enorme y Medina estaba tan lejos en todos los sentidos que gran parte del pueblo se construyó en base a asentamientos ilegales en terrenos públicos (primero choza, luego casarón, después techo de Uralita y al final casa)
Totalmente distinto y más amplio es la apropiación de las vías pecuarias por parte de los propietarios colindantes a ellos. Para analizar este proceso nos vamos a centrar en un caso de 1931. Leemos en acta de 21-2-1931:” Visto el oficio del Alcalde Pedáneo de Casas Viejas de fecha nueve del actual en el que participa que se habían presentado en aquella Alcaldía los dueños y colonos de los molinos sitos en el pago de Benalud denunciando que Don Vicente Romero Quintana, colono del Cortijo Benalup, ha cerrado y alambrado incluyéndola en la finca que lleva en renta la Colada segunda de Benalud (vulgo carril de Añacalero) que dicha determinación la consideran arbitraria, porque la mencionada colada consta en el Inventario de cañadas, padrones y aguaderos del término municipal de Medina Sidonia y que se describe así: 2ª Colada de Benalud con diez y seis metros setecientos diez y ocho milímetros, principia en el padrón de los Higuerones con dirección al Molino de Arriba, buscando el Puerto de la Liebre y desde este punto sigue el Camino de los Molinos a concluir en el Padrón de los Arrieros”. El Ayuntamiento le da la razón a los denunciantes y marca sobre el terrero los límites de la colada. Pero no tuvo resultado práctico como veremos en la próxima entrada de la serie.
Foto Mintz. El tesorillo, principio de los setenta.

0 comentarios: