headerphoto

La apropiación de las vías pecuarias 1

Además del rico acuífero o el problema agrario otro de los condicionantes en el origen del pueblo es la encrucijada de caminos que constituye su emplazamiento. En la actualidad, lo que ha quedado de esos caminos, vías pecuarias relacionadas con la Mesta, son un magnífico recurso para disfrute público. La presencia de esa gran cantidad de vías pecuarias, en forma de cañada real, abrevadero, cordel, majada, descansadero, colada, padrón…está relacionada además de con factores geográficos y estratégicos (ubicación entre las dos bahías,  cercanía de valles y montañas para la trashumancia…) con condicionantes históricos. Coincidiendo con la conquista cristiana de la zona en 1264, Alfonso X crea a nivel nacional el Honrado Concejo de la Mesta, asociación ganadera de pastores en principio de tipo fronterizo.
Para entender su origen hay que tener en cuenta que se prohibía el cercado de tierras, incluso las cultivadas, como medida para defender los rebaños, desplazándolos rápidamente ante cualquier ataque musulmán. En ese contexto hay que buscar el origen de las numerosas vías pecuarias que existen en la actualidad en la zona. Esta forma extensiva de ocupación del territorio que se impuso generaba espléndidos recursos a la corona vía impuestos. Ello conllevaba el fin del poblamiento intensivo musulmán basado en la explotación de las huertas y los molinos harineros. Socialmente, el hecho de que los ganados pertenecían a la nobleza también explica la imposición de la Mesta. El auge de la importancia económica y social de la Mesta durante siglos está ligada de modo fundamental a la expansión del ganado ovino y al desarrollo comercial de la lana. Progresivamente la legislación favorecía la ganadería y perjudicaba a la agricultura. Se impuso el libre paso por las cañadas para fomentar la trashumancia, sin restricciones ni en los abrevaderos, ni en las tierras cultivadas. Con la llegada del Nuevo Régimen en el siglo XIX la Mesta desaparece, la agricultura se impone a la ganadería y  comienza el proceso de apropiación de esos lugares públicos. A partir de 1836, los "cordeles" y "descansaderos" de las "cañadas reales" de modo gradual y paulatino  fueron convirtiéndose en terrenos municipales. Muchas de las antiguas  cañadas reales, las coladas, los padrones… pasaron a propiedad privada.
En esta zona  coincidió la formación del pueblo con el paso a dominio público de estas vías pecuarias que antes pertenecían a la Mesta. Tanto los jornaleros para la construcción de su choza, una gran parte del pueblo está construida sobre vías pecuarias, como los grandes propietarios realizaron una progresiva usurpación de estos caminos públicos que pusieron en peligro de desaparición estas reliquias del Antiguo Régimen. Detengámonos primero en la construcción de chozas en estas vías públicas. En una fecha tan temprana como 1823 vemos ya en la documentación del archivo municipal de Medina Sidonia como se intentaba construir la choza y para ello se pedía el permiso correspondiente, aunque el Ayuntamiento siempre respondía negativamente. Así en un acta del 15-9-1823 podemos leer: “En el que por varias razones que expone solicita se sirva mediante la notoriedad de su buena conducta y aplicación a su trabajo sin haberle reprehendido alguna vez por los jueces, ni padecido denuncias algunas, contar con su consentimiento y permiso la entrada y permanencia de una choza en el sitio de Cucarrete y se acordó que dentro de tercero día la desbarate y pasado sin haverlo hecho pase un guarda del campo a pegarle fuego”.
La foto es de Mintz. Ganado vacuno a su paso por el padrón del Tajo a finales de los sesenta. Al fondo lo que hoy forma parte del campo de golf.

1 comentarios:

Roberto RIOS dijo...

te voy a dejar un dosier con todas las cañadas de medina, benalup y los barrios