headerphoto

El viento de levante

Empieza la feria y este año parece que "El Levante" no nos va a visitar con la frecuencia que nos tiene acostumbrado. La verdad que son ya varias las entradas que he hecho sobre este viento. Me parece de tanta originalidad que se las merece, siendo una de las características y singularidades climáticas de la zona. El viento de levante se origina en la depresión sahariana, siendo por tanto cálido y seco, al ser su recorrido sobre el mar muy reducido.
Este viento pasa con bastante fuerza por la zona del Estrecho, al actuar este como un embudo, es lo que se conoce como el efecto Venturi, provocando una importante aceleración y una turbulencia extraordinaria con velocidades medias de 36Km/h y rachas que llegan a alcanzar hasta los 150 Km/h. Produce humedades y neblinas en las sierras del Campo de Gibraltar, pero al perder la humedad se convierte pronto en muy desecante. En la costa atlántica de Cádiz y en las campiñas del interior el Levante es conocido por su extrema sequedad, pero en las sierras del sur de la provincia sus características son bien distintas, pues la escasa humedad que trae del Mediterráneo se condensa al remontar estos relieves. Normalmente no llega a producir precipitaciones, pero sí nieblas que persisten en las cumbres, formándose por barlovento, y deshaciéndose continuamente por sotavento. Los lugareñosllaman taró a estas nieblas, y barbas del levante a las nubes. Unas y otras generan un ambiente muy húmedo en las cumbres y canutos empapándolo todo, incluso en pleno verano, cuando la costa y campiña viven asfixiadas por ese mismo viento.  “El levante si salta de día dura tres días… Si salta de noche puede durar cinco, siete, nueve y once. Si dura más, pariente, eso es un escándalo. Siempre nones. Levante que juevea, no dominguea, pero si dominguea juevea” El Diario de Cádiz traía una noticia sobre el levante en la zona el 5 de agosto de 1916, decía así: “Continua reinando con una intensidad desesperante el molestísimo viento del Este, el que en seis días de su presencia en esta comarca ha causado no pocos daños. Según manifestaciones de algunos labradores de esta, la recolección del alpiste y otros granos de poco peso se hace con suma dificultad, habiéndose perdido en mucho sitios buena parte de la misma a causa de haber sido arrasada por la fuerza del viento. También han sido objeto de su furia varias chozas de ranchos y estancias de ganados habiendo sido lanzadas algunas de estas a varios centenares de metros de distancia. La cruz, veleta  para-rayos de la torre de Santa María ha sido completamente tumbada por el  viento, formando en el día de hoy un ángulo recto con la torre, es comprometida el tránsito por aquellos lugares por lo que se han tomado estrechas y rigurosas medidas… En el presente año así como en el venidero será escasísimo el número de palos de pita que tan útil para las múltiples edificaciones y otros empleos que con los mismos se hacen en el campo”.

0 comentarios: