headerphoto

El Convento del Cuervo de Benalup. De Antonio Morillo Crespo. 1

Me he encontrado este artículo de Antonio Morillo en un Diario de Cadiz de 17 de octubre de 1976. Me ha gustado tanto que he decidido compartilo con vosotros.
Un viajero que recorra los caminos de nuestra geografía provincial, se encuentra auténticas sorpresas, bellos y grandiosos restos arqueológicos, magníficas panorámicas y sugestivos rincones. Uno de ellos y quizás de los más sorprendentes, valiosos, es el Convento del Cuervo en la carretera que partiendo de Benalup de Sidonia va para Los Barrios.

La historia pasa, los años, las civilizaciones, y como mudo testimonio de los pretéritos quedan estas venerables piedras en el risco de una montaña olvidada por el hombre, quizás su narración escrita en algún archivo o reseñada en los anales de la orden religiosa que en su tiempo en ella habitara. No he indagado nada. Solo relato al lector la vivencia del encuentro y, lo más sugestivo, lo que perdura en la narración popular entre las sencillas gentes que desperdigadas por aquellos montes cuentan sobre el fantástico convento abandonado. Tras esta relación, ojalá venga la mano experta del investigador y  narre su historia, cronología y sucesos acaecidos en aquellos lugares.
Benalup, sin duda alguna, en el centro de la Janda debe estar orgullosa de contar con monumentos tan significativos. Poco antes en la misma carretera se hallan las famosísimas cuevas del Tajo de las Figuras, catedral de la pintura prehistórica del Sur de España, lugar por otra parte de una belleza inigualable, plataforma sobre las últimas estribaciones de la Cordillera penibética y frente a a los embalses de la Laguna de la Janda. Y a la salida de la villa el famoso Castillo de Benalup de Sidonia, atalaya en la época medieval de la comarca, según consta en la historia de Medina del P. …. Donde se consigna detalle y completa la mojonera de su término. 
El Convento del Cuervo se halla situado en Sierra Blanquilla a unos 4 kilómetros cerca del puerto de la Cebada a la derecha de la carretera citada sobre una plataforma natural, una altiplanicie, de tal manera que que ofrece una panorámica inigualable… La cuesta agria y difícil llega por fin a un antiguo molino de agua por donde discurre un riachuelo que va saltando por las cañadas. Del molino al Convento se sube por una calzada de piedra de ensueño, calzada de dos metros de ancho, que sinuosa bordea las faldas del monte entre madroños, jaras, lenticos y zaguazos. De trecho en trecho un asiento labrado en la misma piedra fuerzan al viajero al descanso y a la contemplación del paisaje a la sombra. De repente aparece la majestuosa fachada del Convento, planta cuadrada de aproximadamente 50x50 metros, simétrica de tres pisos de altura, alternando en cada flanco puertas y ventanas, de piedra labrada y cerramiento en las zonas altas de ladrillos. Un breve descanso a su sombra y perderse luego en las complicadas galerías, interminables de su interior.

0 comentarios: