headerphoto

Presentación el Cádiz del Caso Casas Viejas

Publica el País de ayer una carta al director de Tano Ramos en el que se queja de que Antonio Elorza ponga en duda la total impunidad de Azaña en relación con los Sucesos de Casas Viejas. Recuerda Elorza el antecedente de 1932 que aparece en los diarios personales de Azaña, donde si dio una orden parecida en relación  al levantamiento anarquista del  Alto Llobregat. "Y el testimonio, del propio Azaña, es irrecusable. En su diario de 23 de enero de 1932, narra su intervención en el Consejo de Ministros “…mostré mi resolución de proceder con toda rapidez y la mayor violencia a reprimir la rebelión. Como Fernando me oyó decir que se fusilaría a quien se cogiese con las armas en la mano, quiso disentir, pero yo no le dejé, y con mucha brusquedad le repliqué que no estaba dispuesto a que se comiesen la República. Todos los demás ministros aprobaron mi resolución”. Las órdenes inmediatamente transmitidas al general Batet son de “aplastamiento”, “inexorables”. Conviene releer el caso Casas Viejas a la luz de este antecedente".
Ante estas afirmaciones de Elorza Tano Ramos dice en su carta al director del País: "Hace ahora lo mismo Elorza que hicieron algunos periódicos durante la República con Casas Viejas. Nada les bastaba, no les importaba qué quedaba probado ni qué estratagema era desmontada ni qué había sucedido realmente en Casas Viejas. Continuaron con la insidia, como luego hizo el franquismo.Que eso ocurra en las páginas de EL PAÍS me entristece, como lector de ese periódico desde que tenía 17 años de edad y como autor de El caso Casas Viejas". En el País de hoy Antonio Elorza le responde: "Como estudioso y admirador de Azaña siento que tales fuesen sus ideas, pero la verdad es la verdad"
Personalmente, siempre he pensado que está claro que Azaña no dio la orden famosa a Rojas de "ni heridos, ni presos, ni tiros a la barriga", pero tampoco creo que no se le pueda asignar responsabilidades políticas, pues él era el jefe del gobierno en enero de 1933, lo mismo que me cuesta mucho trabajo creerme que ese mismo jefe del gobierno de la república española estuviera dos meses sin saber lo que verdaderamente había ocurrido en Casas Viejas. Por otra parte, siempre he pensado que la cuestión central de estos Sucesos no se puede situar en el papel de Azaña o las campañas de la derecha contra los socialistas y azañistas aprovechando los Sucesos, o las campañas de los socialistas contra los anarquistas o la de los anarquistas contra los socialistas y azañistas de nuevo tomando como referencia los hechos de enero del 33. A mí me gustaría aprovechar el efecto mediático de estos Sucesos para profundizar en el contexto histórico de estos hechos, para analizar la realidad social, política y económica de Casas Viejas de la Segunda República o incidir en las consecuencias de ella, la historia reciente de Casas Viejas.Pero una cosa es lo que yo pienso y otra es la realidad. Mañana se presenta en Cádiz, en la Biblioteca Provincial El caso Casas Viejas. Crónica de una insidia. Voy a hacer lo posible para estar allí a las siete y media. Leo en la página del Ayuntamiento que posiblemente en septiembre se presente en Casas Viejas el libro, por supuesto, también asistiré a esta.

0 comentarios: