headerphoto

La Sierra y la "pasa los chinos"


Hace unos pocos días venía en la prensa noticias sobre el estado de las obras de la construcción de la pasarela sobre el Celemín. Hoy también aparece en la prensa, con polémica incluída. Precisamente esta comienza en la "Pasa" Los Chinos. Durante los dos primeros tercios del siglo XX las Lagunetas y su entorno se convirtieron en una zona que compatibilizaba el poblamiento autóctono disperso con la visitas pendulares de gente de la ciudad o de Casas Viejas que venían a cazar, a bañarse o a pasar algunos días en plena naturaleza. En los sesenta una pandilla de amigos, élite cultural y social en el pueblo, tomaron la costumbre de irse a pasar varios días en el campo.
En la comparsa Los Bandoleros de 1965, dicen: " Camping las delicias. A 50 metros del charco lazaro en la autopista de Benalup a Algeciras. Figuras Rupestres- Bar- Restaurant- Pista de baile. Servicio de autobuses". El autor de la letra, Angelín, era uno de los que se iba a este particular camping. Las tres fotos de este pots son del archivo familiar de Juan Vela Espina. En la primera vemos un vehiculo de la época cruzando "La pasá de los Chinos", muy cerca del Charco Lázaro y el mismo sitio por donde ahora se está construyento el puente hacía la otra rivera del río Celemín para darle continuidad a la cañada de Jaula dentro del corredor verde. Las otras dos fotos están realizadas detrás de la actual Venta de Estudillo, en las Lagunetas.
Según el testimonio de gente que la conoció aquella zona, entre lo que hoy es las Lagunetas y la acampada del Celemín se extendía una zona de precioso paisaje, abundando el bosque espeso y varios charcos de agua en los que la gente se bañaba. En el libro de la Tierra, en un artículo firmado por Jonhatan Guerrero y Mª Paz Sánchez aparece la siguiente información sobre el charco Lázaro: "A falta de piscinas públicas, el charco Lázaro se va a convertir en un espacio público donde los veranos la gente del pueblo se bañaba. Se formaba a la altura del Tajo de las Figuras, por debajo de la carretera, en frente del cortijo del Porretal. El lugar, rodeado de árboles, como se ve en la fotografía, era de una belleza extrema y natural. El agua era muy clara y fría, ya que siempre iba corriendo. La profundidad variaba, pero había lugares donde se medían hasta quince metros de profundidad, y de amplitud pasaba los doscientos metros. Allí la gente se bañaba, dormían, comían, los curas iban a decir misa para los que estaban acampando... Además de la gente del pueblo, iban a veranear unos médicos muy prestigiosos que se quedaban a dormir en el cortijo del Porretal y se bañaban en él. Tenían unos barquitos de corcho donde apoyaban sus copas de vino y se las bebían mientras se bañaban. En la actualidad el Charco Lázaro ha desaparecido debido a las obras del pantano del Celemín".
 

2 comentarios:

Grego dijo...

Esa foto del coche pasando por el río me recuerda mucho a la pasada que había entre el charco "Curra" y el puente del río Celemín.
Todo ese paisaje ha sido destruido con la obra del nuevo puente de hierro. Para que digan que se estudia el impacto medioambiental de las reformas, ¡y eso que se trata de una cañada! ¿no podrían haber respetado la estética del antiguo puente y el cauce del río?

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Totalmente de acuerdo Grego. A la administración se le puede aplicar aquello de que ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio