headerphoto

La ruta del agua


He visto en la puerta de la oficina de turismo un cartel sobre "La ruta de las aguas", protagonista de una guía sobre huellas musulmanas y espacios naturales singulares de la Janda. Este cartel, según leo en la página web del Ayuntamiento, es fruto, al igual que la guía del proyecto "Juntos", otra iniciativa más de este tipo de programas que pretenden aunar esfuerzos e intereses de los pueblos de las "dos orillas".
Yo participé hace cuatro años en un intercambio de estudiantes de Tetuan, Tanger y Benalup y la experiencia fue muy interesante. Este programa "Juntos" ha permitido además de la edición de la guía y el cartel,  que se hagan obras de mejora en las fuentes del pueblo, como en la del Tío Pujao.Ojalá este tipo de iniciativas sirvan para recuperar completamente un patrimonio tan rico como el de las fuentes, el cual ha estado últimamente un poco abandonado.

Un paseo por las fuentes de Benalup-Casas Viejas es un viaje por la historia y el presente de esta localidad. El agua se convirtió en el elemento más importante del pasado de este pueblo y nos puede servir de perfecto hilo conductor para conocerlo mejor. Estos manantiales públicos todos presentan un aspecto nuevo y contemporáneo, pero detrás de todos ellos, hay un persistente pasado. Estas fuentes fueron coetáneas a la formación y consolidación del pueblo. Cuenta Mintz en “Coplas y sociedad…” que "el abastecimiento de agua hasta 1966 solo lo tenían 25 familias que vivían en torno a la Iglesia y habían costeado su propia canalización desde la fuente la Calera. El nuevo alcalde Salvador González, hizo las gestiones necesarias para abastecer a la gran mayoría de las casas del preciado líquido”. En los años setenta y ochenta con la incorporación de saneamientos y agua potable a las viviendas, estas cayeron en desuso y abandono. Con la Segregación del pueblo en 1991 apareció el proyecto Benalup 2000 que pretendía vertebrar el futuro del pueblo en torno a los recursos endógenos y dentro de ellos la recuperación de estas fuentes fue una de las actividades estrellas del proyecto.
 En la década de los noventa se remozaron y se recuperaron unos manantiales que habían sido testigos de la cruda y dura historia de Benalup-Casas Viejas, por eso, estas fuentes son un síntoma, una expresión, una imagen y un icono de esta localidad. Después, como el proyecto mismo, estas fuentes fueron objeto del desgaste del paso del tiempo.  El nexo común de Casas Viejas va a ser el agua, no en vano se sitúa en la ladera meridional de la Mesa, en torno a manantiales de agua y huertos.  Hay evidencias históricas y arqueológicas que el poblamiento musulman en la zona se basó en la riqueza en agua. Ya en la Edad Moderna hablan las fuentes de esta zona como la dehesa de las huertas. La mesa calcárea alberga importantes acuíferos, fomentados por la impermeabilidad de las rocas del subsuelo, aguas subterráneas que tienen sus surgencias, manantiales o fuentes en las laderas de dicha mesa, en la transición entre esta y la vega, al norte, la Fuente de la Tajea, en los Badalejos, al Oeste la del Tío Pujao y al Sur una serie de fuentes por las que va a transcurrir esta  ruta. De la mencionada guía extraigo el siguiente fragmento: “La vida cotidiana del municipio ha girado siempre alrededor de la cultura del agua. Su situación cerca del rio Barbate y al borde del acuífero Barbate-Vejer, unida a la impermeabilidad del subsuelo, ha bendecido con agua abundante y de gran calidad esta zona. Desde hace siglos, este agua era canalizada, de manera tradicional, en numerosos “chorros, que se usaban para el consumo humano, de animales y para el riego de las huertas. Los manantiales, los pozos y las fuentes siempre han conformado un valioso patrimonio para todos los benalupenses. De hecho, numerosas fuentes embellecen las calles del municipio. Para recordar la importancia que han tenido las fuentes como puntos de reunión, como centros neurálgicos de la vida cotidiana, se ha elaborado esta Ruta de las Aguas, a través de la cual, además de conocer estas bellas fuentes, se puede disfrutar del encanto de la belleza de las plazas, de las calles y de la historia que nos sale a cada paso en Benalup-Casas Viejas”. Que me ha gustado eso de "la historia que nos sale a cada paso en Benalup-Casas Viejas", parece que hay nueva sensibilidad para esto de la historia, esperemos que no quede en agua de borrajas.
Salvo las dos primeras, el resto de las fotos son de Mintz

0 comentarios: