El peón caminero

Una de las figuras típicas en la carreteras de hace unos años es la del peón caminero. Pero su creación hay que buscarla muchas antes, en el siglo XVIII. En esa época el peón caminero fue en España el encargado de cuidar a pie de camino del estado de la carretera en cada legua, unidad de distancia equivalente a unos cinco kilómetros y medio. En España fue en el siglo XVIII concretamente en 1759 y durante el reinado de Fernando VI cuando se creó la figura del peón caminero.

El estado de las carreteras durante el franquismo era deplorable, la mayoría estaban cubiertas de un fina capa de arena y compactada por una apisonadora, sin asfalto. Los peones camineros se encargan de arreglar los baches y rozar las cunetas. Las herramientas del peón son la esportilla de esparto, la azada y el porro de mango largo, del que se sirve para partir las piedras. A veces se ayuda de un burro. Cuenta Juan Eslava Galán en su libro la España del miedo. “El peón vive con su familia en una modesta casilla de peones camineros, al borde de la carretera, en el tramo encomendado a su media docena de gallinas y un jaulón con conejos. A veces, si hay agua cerca, se complementa con un huertecillo que queda al cuidado de la mujer. Algunos peones prefieren que la familia viva en el pueblo para que los niños puedan ir a la escuela, y se conforman con visitar el pueblo una vez al mes, para dormir con la parienta, mudarse de ropa y proveerse de alimentos.
Las carreteras no están señalizadas. La distancia hasta la próxima población se indica en letreros de fondo azul y letras blancas inscritos sobre los muros de las casillas de peones camineros. La única señalización se encuentra a la entrada y a la salida de la población: una placa metálica con el nombre del pueblo y una insignia falangista, el yugo y las flechas, de 2 metros de altura, hecha por el carpintero del pueblo, pintada de bermellón. El alcalde y jefe local de la Falange, se ocupa de mantenerlo en perfecto estado”.

En Benalup hubo dos casas de peones de caminero. Una en la carretera que va de Benalup a Medina antes de llegar al cruce de Vejer, enfrente de la entrada de Valcargado y otra enfrente de las Grullas viejas, ocupada por la familia Sánchez, que antes habían tenido su puesto de peón caminero en Paterna. Allí habían pasado la guerra, y una de sus hijas, María, sufrió la dura represión franquista, al parecer por haber sido novia de un partidario de la República. Así lo cuenta José Luis Gutiérrez Medina en Casas Viejas. Del crimen a la esperanza:”El terror se cebo en las mujeres… Tenemos diversas referencias sobre la aplicación de purgantes y el rapado del pelo. Lo habitual fue obligar a las torturadas a ingerir casi un litro de aceite, migado en pan. Fue lo que le hicieron a María, la hija de un caminero de los Isletes…”
He leído esta noticia en la prensa y me ha parecido oportuno hacer esta entrada.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV