headerphoto

Asesinato en Rehuelga. Junio de 1917

El 11 de junio de 1917 ocurre un asesinato en Rehuelga. El Diario de Cádiz informa de él, el 14 de junio, tres días después, pero por dos fuentes y en dos lugares distintos del mismo periódico. La primera es la información que llega al gobierno civil, las fuentes es la Guardia Civil de Casas Viejas.
“El Cabo comandante del puesto de la Guardia civil de la demarcación de la Aldea de Casas Viejas, Julio Martínez, da conocimiento a este Gobierno de un asesinato cometido en el sitio conocido por “Regüelga”, el día 11 del actual.

De dicha comunicación tomamos los siguientes detalles de este horroroso crimen:
Joaquín Cerván Alejo, de 39 años, soltero y de oficio pastor, venía guardando su ganado en los mismos terrenos que los hermanos José y Francisco Gómez García, que custodiaban piaran de cerdos, habitando los tres en la misma choza.
Como a las diez de la noche del citado día 11, fueron los hermanos José y Francisco a sacar los enseres de su propiedad de la choza, para trasladarlos a otro sitio donde iban a pernoctar, les manifestó el Joaquín, que estaba comiendo, no se llevasen una caldereta de cobre de las que usan para guisar y al manifestarle los hermanos que la que llevaban no era suya, pues conocían muy bien sus cosas, el compañero les insultó y arrojando la comida, salió fuera de la choza y dio fuerte golpe con un palo al Francisco, que cayó al suelo sin sentido.
Cuando recobró el conocimiento, sintió la voz de su hermano José que pedía auxilio, no pudiendo precisar el lugar donde se encontraba por la oscuridad de la noche, sintiendo también golpes que le daban con una piedra.
Momentos después cesaron los golpes y las voces de su hermano, en vista de lo cual, fue a pedir auxilio al Caserío, saliendo el guarda Francisco Márquez y el vaquero Antonio Rojas, los cuales comenzaron a reconocer todo aquel contorno, no encontrando el cadáver de José Gómez García hasta las cinco de la mañana, con la cabeza machacada con una piedra.
El infeliz porquero contaba 18 años de edad y era natural de Vejer.
El criminal tomó el camino, presentándose en la Cárcel de Vejer, donde confesó su horrendo delito”.
La segunda información del mismo diario proviene de Medina, el corresponsal se entera del hecho a través del juez o de fuentes cercanas. El lenguaje es distinto, más cuidado y pulcro, salvo ese "sugeto" sin j. Hasta Rehuelga lo escribe correctamente. Hay más datos, la narración es más concreta.
"El juzgado de primera instancia de este partido, constituido por el Sr. Juez D. Francisco de la Rosa, el Secretario D. José González, el oficial D. Juan Moguel y el alguacil Sr. Lozano, salieron a las doce del día de anteayer al levantamiento del cadáver de un sugeto, que según se decía de público había sido asesinado. De regreso los señores que lo componían – que lo efectuaron a las tres de la madrugada- pudimos inquirir algunas noticias de las que a continuación detallamos:
Se nos dice que el hecho ocurrió en la dehesa de “Rehuelga”, de este término, propiedad del Sr. Marqués de Tamarón, entre dos sirvientes de dicho Sr. Marqués, llamados José Gómez García, de 18 años, soltero y vecino de Vejer, y Joaquín Cerván García, también vecino de Vejer y de 32 años de edad.
Circulan variadas versiones acerca de cómo ocurriera tan triste suceso, dándose más veracidad a la de que el Cerván quiso quitar un pedazo de pan al Gómez, el que se opuso tenazmente a tal arbitrariedad, exasperándoles aquél de tal manera, que sin miramientos a lo que iba a hacer, hizo uso de una estaca, con la que golpeo despiadadamente contra el desgraciado José García.
A los lamentos desgarradores del infeliz, acudieron un guardia de aquellos montes y otros labriegos, los que llegaron demasiado tarde, pues el criminal había rematado a su víctima dándole terribles golpes en la cabeza, destrozándole todos los huesos.
La autopsia se practicó en el Cementerio de Casas Viejas por el médico titular de aquella y el forense Sr. Corbacho Redondo.
El Corresponsal."

Sin embargo, sin conocer cual de las dos era la versión correcta, da la impresión que por la cercanía y la forma de conseguir la informacion la de la Guardia Civil de Casas Viejas se aproxima más a la verdad que la que consiguió el corresponsal del Diario de Cádiz. Insisto, pero es sólo una impresión.

0 comentarios: