headerphoto

Artículo de Adolfo Vázquez sobre Malcocinado. 1.

He encontrado en el Heraldo de Madrid de Julio de 1935 un artículo de Adolfo Vázquez Humasque que me ha parecido interesante compartir con vosotros. Adolfo Vázquez fue ingeniero agrónomo y  durante el bienio progresista ostento el cargo de  director general del Instituto de Reforma Agraria del Ministerio de Agricultura.
Desde el 5 de marzo de 1936 hasta el 7 de septiembre de 1936 ocupa de nuevo el cargo de director general del Instituto del Ministerio de Agricultura. Durante la guerra ofreció ayuda y trabajo a Suárez Orellana, cuando este huyó de Casas Viejas a Madrid tras el golpe de estado. Se trata de un artículo propagándistico, de petición de voto, pero tiene tantos datos interesantes que he creído oportuno traerlo a este blog. “Yo también voy a escribir sobre Casas Viejas. Pero mostraré al lector una faceta del modesto pueblecito gaditano, la de su agrarismo en transformación, que es muy probable que no conozca.
A cinco kilómetros del núcleo urbano existe una finca, propiedad del Estado, que fue en otro tiempo asiento de una yeguada militar y hoy pertenece al Instituto de Reforma Agraria, que la ha utilizado a los fines que le son propios.
Malcocinado tiene unas 900 hectáreas, de las cuales una mitad es dehesa. En enero del año pasado se hizo el asentamiento de 40 familias, y a pesar de sembrar el trigo sobre el erial; es decir, sin precederle el barbecho, cogieron unas 650 fanegas de grano. En el presente aun habiendo sido para aquella zona de la baja Andalucía un mal año cerealista, tienen ya sobre eras, como quien dice, una magnífica cosecha, pues recolectarán, seguramente, más de 4.000 fanegas de trigo. Y como la explotación es agropecuaria mantienen actualmente en propiedad comunal 130 vacas, 150 erales y añojos, 200 ovejas y más de medio millar de cabezas de ganado de cerda, aparte de unas 70 guarras con una paridera en puerta de unos 300 cochinillos. Y ahora, la sorpresa: la explotación de Malcocinado es colectiva. Y va bien. Un buen cabezalero, una dirección técnica equilibrada, y el ensayo marcha viento en popa, hasta el extremo de que los asentados de esa finca son la envidia de sus coterráneos del llano y de la campiña; y la alegría de los días de fiesta en Casas Viejas se manifiesta yendo los vecinos del pueblo a Malcocinado, donde no hay miseria, en lugar de ir los de la finca al pueblo, como ocurre allí donde se trabaja a desgana”. 
Cuando menciona al cabezalero se está refiriendo a José Suárez Orellana, el cual tuvo que tomar el puesto tras algún intento fallido que derivaron en problemas internos entre los colonos. Es muy interesante la alusión a las fiestas de Malcocinado a las cuales acuden los vecinos y familia de los colonos de Casas Viejas. Estamos ante el germen de las actuales fiestas de San Isidro de San José de Malcocinado.
“Pero no es esto solamente lo que el Instituto de Reforma Agraria ha hecho en la provincia de Cádiz: ha asentado en secano y en nuevos regadíos unos 800 braceros sobre 20 fincas, constituyendo 20 comunidades, y ha logrado que el proletariado campesino de aquella región, ingobernable hasta ayer por ser en su mayoría afiliado a la CNT, como continuador del sentido anárquico predominante en otra época en la campiña de Jerez, crea ahora en la acción tutelar del Estado sobre el campo andaluz de gran concentración y escriba en las paredes rótulos que dicen: ¡Viva la Reforma Agraria! Con poca ortografía desde luego, pero con mucha fe y mucho anhelo. Y que, además, un Juan Román, por el gremio de ultramarinos, y un Eugenio Cozar, por el comercio de Casas Viejas, pongan telegramas al director general del Instituto diciéndole que la situación angustiosa de los obreros campesinos de allí tiene como único remedio la ejecución de cien asentamientos más….” Varios aspectos a comentar. Por un lado la alusión a la lucha fratricida entre los socialistas y los anarquistas desde la visión de los primeros, por otro lado la referencia a los comerciantes casasviejeños Juan Román y Eugenio Cozar.

0 comentarios: