headerphoto

Tiempos de perturbación

Circula un correo electrónico por la red que es cuanto menos curioso. Estoy plenamente de acuerdo con el planteamiento, que dice:  
“ ante la nueva ola de agresiones a los enseñantes;   
        ante la nueva ola de desprestigio al colectivo de profesores;       
        ante la nueva campaña de difamación al profesorado...         
        ¡¡¡reaccionemos!!!       
        nos quieren aumentar el número de horas lectivas,
        nos quieren volver a bajar el sueldo, quieren mandar al paro a un sinfín de profesores interinos, siguen sin subvencionar adecuadamente la enseñanza.  
     
        …
aquí proponemos otra serie de medidas, más efectivas, más baratas y más contundentes.       
        1. ni una sola actividad extraescolar o complementaria durante el próximo curso.
        ni una sola visita, excursión o similar. cuando se dejen de contratar miles de autobuses, miles de entradas a teatros, cines, parques temáticos, parques acuáticos, ruinas romanas o árabes, catedrales, parques de las ciencias, reservas naturales, etc. reaccionarán los afectados.     
        2. ni un solo viaje de fin de curso. ya reaccionarán las agencias de viajes, hoteles, aviones, empresas suministradoras de mantecados, etc.      
        3. ni un solo minuto más en nuestro horario laboral. ya reaccionaran las familias cuando no podamos quedar con ellas para hablar sobre sus hijos/as fuera de nuestro horario laboral; o cuando necesitemos varias semanas para corregir los trabajos de los escolares".
       
Y así otra serie de medidas hasta un total de 8. Si con el planteamiento estoy de acuerdo, con las medidas totalmente en desacuerdo.  Por muchas razones. Porque no podemos ir contra nosotros mismos, contra la esencia de nuestro trabajo, no podemos darle la razón a los que nos acusan de meros academicistas y simples impartidores de conceptos. Porque no podemos caer en la tentación de la desunión, aquello que dijo Julio Cesar o Maquiavelo de “ divide y vencerás”. Tanto los padres como los alumnos, como nosotros los docentes, estamos en el mismo barco y los ataques, varios y de diversos frentes, lo soportamos la comunidad educativa, sería un error contribuir a esa división buscada. Todos deberíamos coincidir en que el eje fundamental de nuestra tarea es el alumnado, al que hay que intentar blindar de los efectos negativos de esta crisis.  La tercera razón me parece igual de importante. La crisis trae dos consecuencias apareadas, una o nos aprovechamos de ella e imponemos alternativas que de otra forma no podríamos; o dos, la consideramos como una oportunidad, como decía Einstein: “Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla." Hay mucha gente, en todos los bandos, que está aprovechando la crisis para imponer ideas y actividades que llevaban mucho tiempo queriéndolo hacer y aprovechan esta coyuntura para imponerlas. Hay que pensar que las actividades que desarrollemos no puedan caer ni en la sospecha si quiera de que desde dentro del sector algunos elementos aislados aprovechan la crisis para acabar con actividades que forman parte de la esencia de nuestro trabajo, y más cuanto estas han tenido siempre carácter voluntario. Ese voluntarismo define nuestro trabajo  y  lo hace tan atractivo, al menos para el que suscribe, al par que consustancial a la profesión de docente. El otro día leí en el facebook de Laura Candón: “Por qué no organizamos una manifestación los padres, madres y educadores, maestros y profesores de los colegios, Ies y guardería de Benalup??? así saldría el pueblo en la tele por algo más que por el paro...???!!!!!” Le di al botón de me gusta. Decía San Ignacio de Loyola :"En tiempos de perturbación no  hacer mudanza"

1 comentarios:

Laura Candón Cornejo dijo...

Sigo pensando lo mismo, lo que sí se puede hacer es expresar una opinión y creo que todos hemos de coincidir en que estamos en contra de los recortes en educación pero no basta con comentarlo en la charleta de la entrada del cole o en los mensajes del facebook, habrá que hacerlo constatar de algún modo más efectivo, por qué Benalup no se echa a la calle para este asunto, aunque hay tantos más... ?! Opino como Salus que los alumnos y alumnas son lo primero y que hay muuuchas formas de afrontar los problemas, tan solo hay que HABLAR y COMUNCARSE para que podamos participar en la solución y todo pasa por que estemos INFORMADOS y no se tomen las decisiones sin consenso... Desde mi puesto de madre de familia numerosa y con los medios que dispongo (una voz, lo que sé y lo que puedo hacer) me animo y os animo a HABLAR COMUNICAR, PROTESTAR... quiero salir y que este malestar se visualice, fotografiarlo, publicarlo, GRITARLO pero no sé cómo. Me uno a los que como yo, quieran hacer visible su protesta, ¿cuando y dónde? (si es en el pueblo mejor!!! Gracias Salus, esto hay que debatirlo!!