headerphoto

La manipulación franquista de los Sucesos

Esta ilustración de Carlos Sáenz de Tejada apareció en la publicación “Historia de la Cruzada” en 1939. Este dibujo, de intenso dramatismo, refleja el momento en el que entra en el Caserón de Seisdedos un guardia de asalto que ha sido herido en el tiroteo y lo recogen para sustraerle su arma y la munición correspondiente. Mientras que un hombre recoge al herido, dos disparan, otros cargan las armas y la mujer arenga al grupo. La "Historia de la Cruzada" fue una publicación que, como su propia nombre nos indica, de contenido crítico con la República y en ese marco se contextualiza la ilustración.

En la publicación Temas Españoles, el número 89 "De Castiblanco a Casas Viejas" de Eduardo Comín Colomer se puede leer: "... y vista la imposibilidad de reducir a los rebeldes, se utilizó algódón impregnado de gasolina para incendiar la techumbre de la choza. Aquello terminó la estúpida intentona de Curro Lago, el "Seisdedos". Con el final del extraño combate comenzaron las detenciones. El jefe de las fuerzas había recibido una orden tajante: "Ni heridos, ni prisioneros. Tiros a la barriga". Y la cumplió llevando a la destruida casa a quienes más significados eran..." Parece claro que la historiografía franquista radicalizó la frase de  Lucien Febvre, ya que no le importaba tanto la exactitud de los hechos narrados (el liderazgo de Seisdedos,  su apellido Lago o la famosa frase, falsas las tres), como el objetivo que era lograr con su utilización; el desprestigio de la Segunda República, todo bajo una falsa apariencia de protección para los menos favorecidos. La derecha tradicional había explotado los Sucesos de Casas Viejas para desalojar a la izquierda del poder. Cuando lo hace por la fuerza, en julio del 36, el tema ya no le interesa porque el tema de Casas Viejas implicaba una violencia política del Estado y de sus fuerzas del orden que ellos también habían aplicado en la Guerra Civil, además, había sido protagonizada por campesinos de ideología anarquista, ideología que había que eliminar completamente. José Carlos Luna en el ABC de 19-6-1937 lo expresa de esta forma: “¡Pobre Benalup de Sidonia! Escenario ayer de la farsa más inicua que soñara la humanidad y tan risueño hoy, con sus adobes relumbrantes de cal y su cielo azul un poco velado por el humo de las tahonas y el de las humildes chimeneítas caseras pregonando que se guisa para comer y que se come porque se trabaja en paz y en gracia de Dios.”. Durante el franquismo, continuo la tendencia inaugurada en la Guerra Civil, de perseguir y borrar todo lo relacionado con los Sucesos.  Nicolás Vela en un pleno de 13 de Mayo de 1982 en el Ayuntamiento de Medina dijo: “Demasiado nobleza la de ese pueblo, después de haber estado reprimido durante tanto años, excepcionalmente por aquellos, tristemente sucesos de Casas Viejas, de lo que hasta el último momento bien se estuvo aprovechando Medina”. Este tipo de manipulaciones y mentiras no sólo se pueden repetir, sino que sin conocerlas no se puede entender la percepción actual que hay en el pueblo sobre los Sucesos de Casas Viejas. Quedan en algunos de los lugares de los Sucesos algunas fotografías en blanco y negro, huella de una visita guiada que se hizo recientemente, cuando la concentración de caravanas. Siempre que las veo, me reafirma que ese proyecto debería hacerse en firme y bien hecho y que al menos esos folios representan brotes verdes o esperanzas de brotes verdes.

0 comentarios: