headerphoto

Crisis obrera. Diario de Cádiz. 23-5-1916

La crisis obrera y la escasez de recursos. Los fondos se agotan y el Alcalde convoca a los mayores contribuyentes. Las pertinaces lluvias.
Medina atraviesa en los momentos actuales la más grave situación que desde muchos años a la fecha han conocido sus habitantes. Cerca de un mes de continuas lluvias han tenido y tienen paralizados todos los trabajos agrícolas y más de 1.200 familias viven solamente del socorro primero y del jornal que proporciona actualmente el Ayuntamiento a los obreros, agravado esto con la carestía de las subsistencias.

Este Excmo. Ayuntamiento y su digno presidente, por una parte, procurándose medios con que subvenir a tanta necesidad y la sensatez y cordura de los obreros por otra, han evitado todo lamentable desorden.
Después de varios días de continuas lluvias en el mes de Febrero, que motivaron el paro de los obreros, el Ayuntamiento empezó a socorrerlos el día 1º del actual hasta el 17 inclusive, y que el 18 empezó a proporcionar trabajo a todos los obreros que carecían de él. Constantes e inusitadas gestiones ha practicado la Alcaldía cerca de los Poderes públicos, en demanda de auxilios que aliviaran la situación económica del Ayuntamiento.
Pero agotado el importe del capítulo de calamidades, invertido el efectivo todo de que podía disponer el ordenador de pagos, y siendo imposible dejar morir de hambre a todo un pueblo, en el día de ayer, convocados por el alcalde, se reunieron los mayores contribuyentes en sesión  y, sin perjuicio de atender a las reclamaciones que pudieran producirse, autorizaron el cobro de un reparto que al objeto tenía ya acordado el Ayuntamiento al formar un presupuesto extraordinario por haberse agotado la consignación de este ejercicio. Con lo acordado por la Junta se soluciona de momento el conflicto de la falta de fondos con que hacer frente a la calamidad, pero justo es que el Gobierno de S.M. se fije en la situación por que atraviesan estos obreros y preste ayuda a la autoridad local.
El tiempo continua revuelto y lluvioso. Dios nos depare pronto días mejores".

Os acordaréis que el mismo corresponsal del Diario de Cádiz en Medina en crónica de 7 de 2- 1916, decía: "Con las lluvias benéficas caídas en estas noches pasadas...de que hasta la hora presente no se ha dado el triste espectáculo de otras veces". Pues, las lluvias continuaron y hubo que cambiar el "alabado sea Dios" por "Dios nos depare pronto días mejores". La crónica no obstante parece más una petición de ayuda del Ayuntamiento al gobierno central que una descripción de la situación social. Por otra parte nos sirve para ver los tres remedios clásicos ante las calamidades; los socorros del Ayuntamiento, los reparto de los patronos y la ayuda del gobierno central.

0 comentarios: