headerphoto

Trillando

Otro instante capturado por la cámara de Mintz que si bien era muy habitual a finales del ciclo antiguo en la actualidad ha desaparecido completamente. En la fotografía observamos como José Gómez El Trueno está trillando.
La escena se sitúa muy cerca del pueblo, por encima de la huerta de Ricardito, podemos ver al fondo la Alameda y la palmera de Utrera. La trilla es la operación que se realizaba tras la siega de los cereales (trigo, cebada, avena, centeno, etc.).

Los haces de espigas se llevaban a la era, se esparcían por el suelo y se hacía funcionar sobre ellas el trillo. Las cuchillas, en forma de ruedas, situadas bajo la plataforma sobre la que se asienta el conductor, van cortando las espigas en trozos muy pequeños. La trilla estaba formada por una tabla ancha con ruedas de hierro con pinchos en su lado inferior. Sobre el trillo se subía una persona que era quien dirigía al animal, aunque a veces el hombre se colocaba de pie y sobre el trillo se ponía algo de peso. Después, aprovechando un día de Levante, la masa será lanzada al aire. La caña de la espiga, la paja, será desplazada unos metros más allá. El grano, más pesado, caerá en el mismo lugar. El trillo es una máquina agrícola antigua, ya en desuso. Como todas, funcionaba con un motor de sangre, en este caso conformado por dos animales. Una mula, en primer término y, más pequeño, un burdégano o «macho romo».. Se puede leer en el blog de Cantarranas:"Cuando ya estaba todo segado, se traía la carreta tirada por una yunta. Se transporta a la era y formando carneros. Teniendo todo arrimado se va extrayendo la parva para soltar hacer y trillarlo. Cuando se veía que ya estaba para darle la vuelta, se le daba y luego otra vuelta más hasta ver que ha quedado limpio.
Luego se pasaba al trillo. Quien iba en el mismo no paraba de cantar (cantes de trilla) para no quedarse dormido. Una vez trillado, se venteaba con viento, si hubiese poniente, mucho mejor. La herramienta para ese venteo era el biergo. Una vez casi limpio el grano, se hacía con la pala se baleaba. Se hacía un “lagarto” con una escoba y se seguía limpiando. Ya limpio de polvo y paja se metía el grano en costales de fanega y media o dos fanegas".

0 comentarios: