Los pastores de antes. Y 2

Pero no todos los rebaños de ovejas eran criados por un pastor a sueldo, sino que también los había quien pastoreaba con sus propias ovejas, incluyendo algunas de los vecinos, con los que se llegaba a acuerdos que no incluían la salarización. En la primera fotografía Alfonso Gautier, El Corucho, se dirige a encerrar el rebaño de ovejas. La imagen está tomada. en la calle Clavel, en la intersección con calle Tarifa.
En la actualidad, el bar que aparece en la fotografía lo regenta Zardua; ahí estuvieron la carnicería de Periquito El Bueno y más tarde el bar La sardina del Balilla . José Benítez en Historias en B/CV decía: ”El pastor, al trasladar el rebaño, una vez que otra colapsaba la calle con sus innumerables ovejas. Iba acompañado por el sonido de los cencerros y el inconfundible ladrido del perro guardián”. Como escribía Enrique Carabaza para la exposición de ganadería del IES: ”Se aprovechaba la lana del esquileo veraniego, los corderos y borregos se sacrificaban para vender la carne entre los vecinos de la población, se ordeñaba a las ovejas y se fabricaba queso artesano. La familia del pastor-ganadero-quesero participaba de todos los esfuerzos. El pequeño rebaño de la fotografía es, mayoritariamente, de raza Merina, ejemplares que generan la mejor lana, al tiempo que dan buenos animales para el matadero y rinden una producción lechera aceptable para su transformación en queso. El rebaño se alojaba en la casa de sus dueños, en el casco urbano, y salía a diario a pastar la vegetación de las orillas de carreteras, caminos, cauces de agua, etc. También consumían los restos de las cosechas, bien de las huertas de regadío, bien de los campos de secano dedicados a los cereales”. La segunda foto es anterior a la primera. Se trata del lugar donde había estado pastando con las ovejas. En este caso, el Corucho, Alfonso Gautier, le está contando una historia a Francisco Mañez Ordóñez, Chaquetas. El dedo de Alfonso delata la escena. El ganado pasta por la zona conocida como «el punto», debajo del actual colegio Tajo de las Figuras. Allí se situaba el antiguo Fielato, también allí asesinaron a varios alcalaínos en 1936, y en una piedra que había próxima las mujeres provenientes de la sierra descabalgaban de su montura, para llegar al pueblo andando. 
El trabajo de pastor implica la existencia  de muchos tiempos muertos con las ovejas, tiempos que aprovechaban para realizar diversos tipos de labores artesanales y de contar a los zagalillos miles de historias. Nos encontramos ante un tipo de trabajo que ya no existe, ajeno al estrés y a la explotación intensiva de los recursos. En el pastoreo de ovejas todo era tranquilo, lento, extensivo…Como el color de estas fotos de Mintz de finales de los sesenta y principio de los setenta. Mi padre era pastor de ovejas y muchas veces me iba con el al campo a cuidar las ovejas. Es un oficio al que le tengo mucho cariño. De hecho hasta nos inventamos un baile. El baile del pastor. La nostalgia ya no es lo que era antes.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV