headerphoto

El cerro Cordones

Tenía la foto de los niños en el eucaplito del Cerro Cordones hace ya tiempo. Antonio Mateos me dio el otro día, en el acto de convivencia del 25 aniversario del IES, la foto del inicio de construcción de su nave, donde detrás se observa la actual parcela del IES Casas Viejas sin construir. Se ven claramente las tunas del cerro Cordones.
Siempre me han hablado de la labor tan meritoria y exitosa del entonces concejal de urbanismo José Coronil, más conocido por Pepe Farañaco, al atreverse a aplanar y rebajar el citado cerro para convertirlo en la magnífica parcela de 12.000 metros que ocupa hoy el IES Casas Viejas. Estos días que celebramos el 25 aniversario del centro, no de la construcción de este edificio que se inauguró el 28 de abril de 1994, me ha venido a la mente aquel cerro Cordones del que se cuenta tantas cosas. Y aprovechando estas dos fotos me gustaría que la gente que conoció el cerro antes de que las máquinas lo allanaran nos contaran historias sobre él. Por cierto, en el pleno de 20 de marzo de 2012 donde se le concedió la medalla de honor a las Lomas y al IES Casas Viejas, el portavoz del PSOE Francisco González Cabaña unió a las dos instituciones de la siguiente forma: "Si el IES Casas Viejas empezó a ser posible fue porque el Complejo Agrícola Las Lomas me prestó la maquinaria gratuitamente para que rebajara los terrenos donde hoy está el IES Casas Viejas. Casualidades de la vida... Mientras compartiamos clases desdobladas en el Tajo de las Figuras... ese cerro, el Cordones, poco poco fue rebajándose con la colaboración del complejo agrícola". Termino, insistiendo en que me gustaría que alguien nos contara la causa del nombre del cerro, o a lo que se dedicaban esos terrenos, los innumerables incendios que había allí, las chozas o caserones que habia y todo ese tipo de cosas. Me parece que si las escribimos, las preservamos del olvido.
Me han escrito comentando que en donde hoy está el Cortijo las Grullas había una "pasera de cogollos" y que por donde hoy está el taller de Mateo estaban los pino de Josco, la choza del mismo hombre y su huerto. Había varios caminos que surcaban el cerro cordones como el que terminaba en lo que hoy es el Ayuntamiento o en lo de Polvarea. Gracias.

1 comentarios:

MANOLO MONTIANO dijo...

En el cerro cordones es dónde jugábamos los niños de aquella época. Me acuerdo de que cuando llegaban los vientos de septiembre volábamos cometas y en cuanto caían las primeras aguas jugábamos a la lima. También en Otoño venían gentes de fuera a recoger tomillo.
Era un lugar de tránsito y para ilustrarlo puedes buscar la foto que te envié del vuelo del 57 en la que aparece surcado de veredas.
También había una zona de carrascas en frente a la Orativa.