Mujeres. El mundo del trabajo. 2

Entre las tareas domésticas de las mujeres en la sociedad franquista cabe citar las tareas relacionadas con la comida (buscar leña) o carbón, comprar o adquirir los alimentos, cocinarlos, con la higiene (lavar), planchar, barrer, fregar, calentar el agua para el baño semanal…, con el cuidado de los hijos (la educación, la salud, las relaciones de ellos con sus iguales y familia…) o el cuidado de los animales (echar de comer a las gallinas, mantener limpia la zaurda …) Hay varias leyes en la casa de cumplimiento inexcusable: No se tira nada y “la ley del pobre; reventar antes que sobre”.
Fundamentos que se entienden dentro de la economía de “guerra” que dominaba esta sociedad preindustrial. Las mujeres se hicieron así, verdaderas expertas en el arte del reciclaje y del ahorro. Se aprovechaba la comida que sobraba, se remendaba la ropa o se llevaba al zapatero el calzado deteriorado. Las relaciones de pareja estaban reguladas de tal forma, que hay sociólogos que opinan que los problemas de violencia de género actual hunden sus  raíces en las injustas relaciones de aquella época. El canónigo Enciso, defensor a ultranza de la pareja tradicional aconsejaba de esta forma a las jóvenes casadas:
“Ya lo sabes: cuando estés casada, jamás te enfrentarás con él, ni opondrás a su genio y a su intransigencia a la tuya. Cuando se enfade, callarás; cuando grite, bajarás la cabeza sin replicar; cuando exija, cederás, a no ser que tu conciencia cristiana te lo impida. En este cas no cederás pero tampoco te opondrás directamente: esquivarás el golpe, te harás a un lado y dejarás que pase el tiempo. Soportar, esa es la fórmula…Amar es soportar.”
En el libro Mujeres de la Janda se dice sobre el trabajo:
"El trabajo es el segundo tema en importancia (la educación el primero) tiene en la igualdad de género. En una región con una tasa de actividad femenina baja (comparada con España y, sobre todo, con Europa) la realidad en el ámbito rural estudiado es la existencia de un diferencial negativo de más de 15 puntos en la tasa de actividad femenina respecto a España y once y medio a la de Andalucía.
Lo que los resultados ponen de manifiesto en los tres pueblos estudiados de la Janda es que el desempleo decrece según aumenta el nivel educativo, en contra de una opinión muy difundida de que la formación no se acompaña de mayores y mejor retribuidas oportunidades de empleo. Una opinión basada en la proliferación de algunos tipos de trabajo autónomo y/o sumergido bien remunerados y el frecuente desempleo de los licenciados de las últimas promociones (las más grandes de la historia reciente). Pero las estadística muestran que el empleo de calidad y el mejor pagado está en sintonía con el nivel de estudios alcanzado. Es destacable el hecho de que las mujeres que nunca han trabajado fuera de casa se corresponden mayoritariamente con las que menos nivel educativo han alcanzado".
Foto Mintz

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV