headerphoto

Las Lomas. El uso extensivo de la tierra. 5

Hay que tener en cuenta que no solo la tendencia dominante era la ganadería extensiva generadora de escasa mano de obra; sino también, que las autoridades, con la excusa del viento fuerte de levante que a veces hacía acto de presencia, habían declarado la zona como ganadera, por lo que los propietarios no tenían obligación alguna de sembrar. En el libro de Pedro Mario Herrero se recoge esta homilía de 1 de agosto de 1967, del obispo de Cádiz:


“Fincas y más fincas destinadas a la fácil explotación de la ganadería, no siempre justificada por las condiciones de la tierra, o climatológicas, donde se emplean pocos brazos y se ahorran muchas preocupaciones y ocupaciones de índole social. Propietarios ausentes que arriendan sus tierras, desentendiéndose de verdaderas obligaciones de justicia y pretendiendo descargar sus conciencias sobre los arrendatarios. Muchos obreros agrícolas, por temor al despido, a la antipatía de capataces, administradores y propietarios, con la consiguiente eliminación de la lista, a pesar de verse privados de derechos fundamentales, reconocidos por las leyes, como descanso dominical, seguridad social, etc., no son capaces de exigir esos derechos ni encuentran el necesario apoyo para reclamarlos, sin sufrir el quebranto de hábiles represalias”.

La laguna de la Janda
La desecación de la laguna de la Janda va a ser la piedra angular de todo el proceso de crecimiento posterior. En el libro La Tierra se puede leer sobre ella.
“El complejo lagunar de la Janda se situaba sobre una depresión de origen tectónico a la que vertían originariamente sus aguas los ríos Barbate, Almodóvar, Celemín y otros de menor importancia. Cuando el año era excepcionalmente lluvioso, gran parte de esta depresión se encharcaba formando un único humedal de más de 50 Km2 de extensión y escasa profundidad. A medida que avanzaba la época seca, dicha depresión se iba disgregando en un rosario de lagunas, de las cuales, la mayor, con más de 4.000 Has., era La Janda, a la que se asociaban en su periferia otras de menor entidad. Las aguas de la laguna de La Janda eran de carácter estacional, dulces y de escasa profundidad, lo que provocaba una densa cobertura vegetal. Ello, unido a las cercanas marismas del río Barbate, constituía uno de los humedales más diversos y con mayor interés ecológico de Europa. A esto hay que unir su situación estratégica: en el extremo meridional de la provincia de Cádiz, en el sur de Europa y muy próxima al continente africano”.

0 comentarios: