Katmandú, un espejo en el cielo.

Hacía mucho tiempo que no escribía en esta sección de la película de la semana. Hoy lo hago sobre una película que me ha gustado, "Katmandú, un espejo en el cielo". Es de esas películas que hablan de las cosas que a mi me gustan y que te hace reflexionar, hasta tal punto que desencadena una amplia conversación con tu compañero/a de película. El tema es el sentido de la vida, para la cual se vale del papel de la educación para salir de la ignorancia y la pobreza, del rol de la mujer, de la corrupción administrativa, de los choques culturales o un matrimonio de conveniencia que termina en verdadero amor, pero no comiendo perdices.
"Katmandú, un espejo en el cielo" narra los primeros tiempos de una joven maestra catalana en la capital nepalesa. Pero a mí me parece que más allá de las situaciones concretas la película se centra en la necesidad de buscar su lugar, su mundo, su lucha…para llenar la vida de algo; su sentido de la vida, en definitiva. Si además le unimos esa concepción de la educación como algo mágico que a su vez permite a los niños ser personas, libres y dueños de su destino comprenderán porque me ha interesado. La carta final de la maestra nepalí es hermosa. En ella habla de la magia de dar esas "llaves" a los niños, la belleza del proceso de ayudarles a ser personas, insistiendo en que son niños que necesitan mucho más que aprender a leer y a escribir, son niños que "necesitan luz". No creo yo que haya que irse a Katmandú para encontrar esa función de la educación como llave que abre las puertas de la vida. En EEUU y en Casas Viejas también necesitamos esas llaves. Y deben ser llaves que abran las puertas, y si están cerradas pues se hace una ventana como dice el Lama en la película, a los que vienen más motivados de sus casas y a los que vienen menos, a los que tienen un ritmo más acelerado de aprendizaje y al que lo tiene menos, a los que todo les viene de cara en su proceso educativo y a los que todo son obstáculos y problemas. Sobre todo a esos, creo yo. Como dice la copla popular: "madrecita mía, me paso la noche contemplando las estrellas sin encontrar la mía; ¿será que he nacido sin ella?" Me parece que la educación es una de las mejores vías para salir de la ignorancia, la pobreza y encontrar la estrella perdida o no dada. Conozco mucha gente que gracias al esfuerzo en sus estudios ha conseguido hacerse un lugar en la vida y sobre todo el espejo en el cielo que él o ella querían. En último término es la ausencia de educación la base de las desigualdades. Por ello cuanto más igualitario sea el acceso a ella más cerca estaremos de la libertad e igualdad deseada. ¿O no es eso lo que queremos?

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV