headerphoto

El pleno de 22 de agosto de 1985

En 1979 y en 1983 hubo mayoría de concejales benalupenses en el Ayuntamiento de Medina y en 1987 fue la lista más votada. Sin embargo, el conflicto estaba enquistado y tenía tanta profundidad política que el término otorgado para Benalup, que siempre fue la lucha, no lo iba a resolver el Ayuntamiento, sino instituciones superiores; la Diputación y la ejecutiva provincial del PSOE que era el partido hegemónico en la provincia de Cádiz. El punto de inflexión de todo este proceso fue el pleno de agosto de 1985.
En este pleno había dos puntos del orden del día, el primero proponía declarar entidad local al núcleo de Benalup de Sidonia, el segundo proponía aprobar la segregación con el término que los concejales benalupense consideraban natural y justo aquel que incluía “Benalup y su Campo”. Ninguna de las dos opciones tenía posibilidades de aprobarse pues era  necesaria una mayoría de 2/3. Los asidonesenses tenían 7 concejales y los benalupenses 9. Pero ante la propuesta de los concejales benalupenses la gente de la comisión pro término se movieron rápido. Convocaron huelga y una concentración en la plaza de la Alameda, frente al Ayuntamiento. El pleno empezó a las once de la mañana, la primera propuesta salió derrotada, pero antes de que se debatiera la propuesta benalupense, un miembro del grupo Pro término tomó la palabra. Diego Caro en su Historia de Medina lo cuenta así: “manifestando que no se podía consentir que se votara el asunto de la segregación porque los concejales de Benalup eran mayoría sobre los de Medina y que, por lo tanto, había que conseguir que se suspendiera el pleno. A partir de este momento, arreciaron los gritos de las personas presentes en el salón de sesiones, pidiendo la dimisión del alcalde, acordándose, a continuación, permanecer concentrados hasta las doce y media de la mañana, impidiendo la salida de los concejales. A las doce, el alcalde anunciaba que suspendía la sesión, pero los reunidos permanecieron media hora más en el salón de plenos entonando cánticos a favor de Medina y en contra de los concejales de Benalup y otros políticos de la provincia e incluso guardaron un minuto de silencio ”por la muerte de la segregación de Benalup”. A las doce y media de la mañana, el público comenzó a abandonar en orden el salón de plenos y se fue concentrando en la plaza de España, frente a las puertas del Ayuntamiento, desde donde abuchearon a los concejales a medida que salían, siendo los de Benalup escoltados por las fuerzas de orden hasta sus propios coches”.
En Benalup aquellos incidente se vieron como un ataque a sus aspiraciones y un secuestro de personas que tenían la condición de autoridad. En la página web del IES Casas Viejas se puede leer: “Mientras que en Benalup pasaron dos años en blanco, en Medina se formo un grupo que se llamó Defensa del Término, la misión de este era que Benalup no consiguiera un término razonable” (Laura, Gema y Lorena).  “En esta época surge en Medina un grupo que pretende impedir que Benalup consiga un aceptable término: Grupo Pro- Defensa de Término. Las protestas muchas veces fueron violentas y en agosto de 1985 impiden la celebración del pleno reteniendo a toda la Corporación e insultando a las autoridades” (Paco, Tamara, Belén, Nagore y Cristina). “Este grupo trajo consecuencias negativas ya que incluso impidieron que se celebrara un Pleno en el Ayuntamiento de Medina , esto les costó la denuncia de los líderes del grupo”. (Norberto, Adrián, Parejo, Rocha y Parra). En el Diario de Cádiz de 24 de agosto podemos leer como los concejales benalupenses manifiestan al gobernador civil, en el transcurso de la reunión que mantuvieron que había tomado la decisión de presentar ante el juzgado de San Fernando una denuncia por insultos, desacatos y secuestro de autoridad en el ejercicio de sus funciones contra Juan Cornejo, Salvador y Esteban García Cornejo, Mariano Maeztu y Alfonso Parra, integrantes del grupo pro defensa del término.

En Medina los incidentes se vieron de otra forma, la suspensión “había sido una decisión espontánea que tomó el pueblo ante lo que estaba sucediendo en la sesión”. En la ejecutiva provincial del PSOE también leyeron el partido según sus intereses. Así el 24 de abril de 1986 Rafael Román y Ramón Vargas Machuca tienen una reunión con el grupo asidonense pro término en el que pactaron la disolución de este y que la mayoría se incorporaran a la agrupación local del PSOE de Medina. Grupo que iba a ser la base para esta candidatura en las elecciones de 1987. Parecía claro que el PSOE optaba por Medina, dejando a Benalup en un segundo plano, ante la imposibilidad de poner de acuerdo las dos posturas. Las elecciones de 1987 se van a presentar como el último episodio del proceso de Segregación, "la madre de todas las batallas". Sobre sus resultados y consecuencias hablaré en otra entrada.

0 comentarios: