El caso Casas Viejas. De Tano Ramos

El capitán Rojas entrando en la audiencia
Acabo de terminar de leerme el libro de Tano Ramos El caso Casas Viejas. Crónica de una insidia. Empezar recomendándoselo a todo aquel que tenga un mínimo de interés por estos hechos, sea desde el punto de vista histórico, personal, etc. El libro tiene detrás un gran trabajo de investigación y la utilización de fuentes novedosas  aportando novedades historiográficas interesantes.
Tano Ramos, a través de los distintos procesos judiciales que se entablaron contra Rojas, sobre todo el primero de mayo de 1934 que es al que le da más importancia, pretende y consigue desmontar una serie de falacias, mentiras e insidias que se crearon en torno a los hechos. Aunque se topa con una realidad que el mismo establece. Una gran parte de los personajes que participan en este juicio tienen un recorrido negativo durante la Guerra Civil y  el franquismo, salvo el Capitán Rojas que triunfa ante todo ellos.  Sobre todo ante Azaña, el principal objetivo de todas las falacias e insidias creadas y contra la que más lucha Tano Ramos en su libro. Este libro me parece en el fondo una mezcla de trabajo histórico y  periodístico, reclamando la importancia de la dignidad de los perdedores y haciendo un alegato a favor de la memoria histórica. A mí lo que más me ha interesado del libro son las referencias directas al pueblo de Casas Viejas y sus gentes. En este sentido me ha gustado mucho el párrafo del prefacio que recojo a continuación:  “Y sin embargo, a poco que alguien se adentre en los sucesos de Casas Viejas con intención de saber que ocurrió en ese lugar en enero de 1933, descubrirá con asombro, sin gran esfuerzo, un paisaje de errores, ficciones, contradicciones, versiones insostenibles y datos que no cuadran.  No parece ajeno a esa especie de maldición que pesa sobare Casas Viejas que lo primero que se supo en enero de 1933 sobre lo sucedido en ese pueblo gaditano fuese una gran mentira: que todos los vecinos muertos habían caído en enfrentamientos armados con los guardias civiles enviados a reprimir la revuelta….Casas Viejas tiene ahora unos siete mil habitantes. No se parece en nada a lo que era en 1933. Nadie vive como vivían entonces los campesinos, aunque haya otros problemas. Durante el franquismo, Casas viejas fue Benalup y siguió perteneciendo a Medina Sidonia. En los noventa se independizó, se convirtió en municipio y pasó a llamarse Benalup-Casas Viejas. El recuerdo de los sucesos de 1933 en Benalup-Casas Viejas está hoy mediatizado por tantas tergiversaciones y mitos. Franquistas y anarquistas coincidieron durante muchos años en relatar los hechos de manera interesada y ni siquiera la investigación de Jerome Mintz ni otras que esclarecían lo sucedido lograron detener especulaciones y teorías… Un viajero que llegue a Benalup-Casas Viejas no encontrará con facilidad información sobre tan histórico acontecimiento. Ni un letrero ni una indicación. Nada le dirá que ocurrió allí en enero de 1933 y dónde. Uno piensa que no es ajeno a ello el hecho de que sobre Casas Viejas triunfaron la ficción, el mito y la insidia. Y que eso ha impedido a ese pueblo elaborar y mostrar un relato de lo que ocurrió despojado de tergiversaciones. Una narración que pueda evocar cómo vivían los campesinos de Casas Viejas en 1933, la injusticia social que padecían, las chozas en las que vivían los más, el desprecio con que eran tratados muchos y la ceguera de unos propietarios que repartían pan negro a los pobres y que consideraban normales unas diferencias sociales que hoy indignan a cualquiera. Un cuadro, en fin, al que asomarse para reflexionar sobre lo que sucedió en el que no faltasen las sombras que siempre hay en el escenario de una tragedia”.
Vengo de la librería Acuarela y este libro lo venden allí ya. Me imagino que el resto de las librerias del pueblo, debido a su interés y su relación con la localidad, también lo tendrán a disposición del público. Acabo de ver en el facebook de papelería Nicolás que también lo tiene.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV