headerphoto

Los sopacas y los conflictos laborales 1

Ya hemos hablado otras veces de los sopacas, esos segadores malagueños que venían regularmente en la campaña de la siega del trigo. Es un tema que me interesa mucho, porque en torno a ellos se asentó, aproximadamente,  el cincuenta por ciento de la población de Casas Viejas a finales del siglo XIX y principios del XX.
He encontrado algunos documentos nuevos y me ha parecido interesante traerlos al blog, para que de esta manera se queden en internet y puedan ser utilizados por presentes o futuras investigaciones. Los dos primeros documentos son de la campaña en Medina  de 1915, son firmados por el corresponsal del Diario de Cádiz en Medina Sidonia. El primero de 24 de mayo lleva por título: TRABAJADORES AGRÍCOLAS. “Procedentes de diversos pueblos de la provincia de Málaga llegaron a esta campiña, como en años anteriores, mas de 200 obreros agricultores, con el objeto de hacer la siega de las mieses en compañía de los de este término… Nuestra enhorabuena a los malagueños, haciéndola extensiva a los labradores de estos pueblos vecinos y en particular a los de esta ciudad por la fructífera recolección que esperan tener”. Este “buenismo” típico del corresponsal del Diario en Medina por estas fechas también se va a observar en otra crónica, pero esta ya de finales de campaña. En concreto de 14 de agosto de 1915 y lleva por título RECOLECCIÓN. “En estos días se concluye la recolección de las mieses, y según opinión de los labradores, en el presente año puede dársele la calificación de reglar, pues haciendo cálculo aproximado ha salido la sementera de 10 a 12 fanegas de mies por cada una sembrada en fanega de tierra. Se cree que por la numerosa benemérita reconcentrada en este término en el presente año, no ha habido que lamentar fuergos como en años anteriores”.  Pero el año 1915 si fue un año muy complicado. Se convocó huelga en mayo y los anarquistas de Casas Viejas y Medina se unieron a ella. De hecho fue el año del affaire Zumaquero o los primeros Sucesos de Casas Viejas que ya hemos visto otras veces. La concentración de fuerzas de la guardia civil no tenían como objetivo evitar los incendios únicamente,  sino además  los incidentes que siempre se provocaban con los esquiroles y los propietarios. Los sopacas eran objeto continuo de enfrentamiento, primero porque no secundaba la huelga y segundo porque cobraban los destajos a menos precio que los locales. 1915 fue el año que se cerró el centro de los anarquistas de Casas Viejas y que se cortaba de raíz el auge del movimiento obrero campesino. Por cierto, también fue el año en el que comenzaron las obras para la construcción de la nueva iglesia.

0 comentarios: