Los niños Llorones 1966

Si los Turistas llevaban 31 coplas Los niños Llorones llevaban 37. Ya hemos dicho antes que su procedencia social y profesional (aquí predominaban los jornaleros), su preparación y sobre todo su concepción del carnaval era distinta. Los niños llorones entroncaban con toda la tradición del carnaval de pueblo, de la murga, con el carnaval republicano rural.
Aunque hay una serie de temas que coinciden con los Turistas y será el objeto de la próxima entrada, la gran diferencia estriba, pese a lo ya comentado, en los contenidos. Las coplas de los Llorones son más sociales, les interesa la pena de la madre que tiene que levantar a sus niños para ir a trabajar el algodón, crítica a los patronos que controlan a los jornaleros, a los propietarios que no siembran tema que aparece tres veces y posibilitan la emigración o la atrevida Casas Viejas está  en Memoria… coplas todas que hacen plantearse el papel efectivo de la censura existente. El mensaje de la comparsa lo refleja el título de la murga:”El que no llora no mama”.
Hablando un día de sus tiempos,
dos viejos decían así:
este pueblo ya se ha puesto
que nadie puede vivir,
le decía uno al otro.
Antes todo estaba sembrado.
Ni en verano ni en invierno
había un hombre parado
así que ve la diferencia,
esto parece un ensueño
que ahora todo el que trabaja
tiene que ser por empeño,
esto parece mentira,
los tiempos que han llegado,
las tierras todas vacías
y sólo crían ganado,
no siembran más que algodón,
no se gana casi nada;
hay que romperse los huesos
para sacar una” peoná”;
también algunos cortijos
te ponen un manijero
para que apriete sin conciencia
y fiche a sus compañeros,
si alguno se queda detrás.
También se van de la lengua
con cuento a los aperadores,
porque no tienen vergüenza,
y a esa clase de individuo
también le llega el momento,
que no cabe en ningún lado
tener esos pensamientos.
La política local no le interesa, sólo una copla en la que se critica la promesa incumplida de eliminar las chozas. Junto con estos temas de carácter político social, las relaciones sociales concretas del pueblo, numerosas coplas de temática picante sexual, o la amenaza cumplida de los murgueros de sacar cualquier tema o descuido en el carnaval dominan la temática. Son muchas coplas las que versan sobre casos muy concretos de sociedades pequeñas donde todos se conocen. Una pelea entre vecinas, un matrimonio mal avenido, una fiesta a altas horas,  una cencerrada, alguien que se asusta porque confunde un cigarro con un fantasma o el furor por baile de moda; la Yenka… La verdad que resulta un documento de un gran valor histórico y antropológico pues es el reflejo de la vida cotidiana de un año, contado por gente sencilla. Lo que siempre había sido el carnaval de pueblo.
Salí una noche para el Tajo,
tarde me iba acostar,
y sentir un ruido muy grande
en casa particular.
Yo me asomé a ver que era
y me tuve que parar.
Me encontré con dos amigos
que ellos a la fiesta van.
Yo me volví para mi casa
y me encontré otros tres más.
Y detrás una parejita que
Invitado a la fiesta van.
Era la una de la noche,
ya “jartito” de esperar
que se acabara la fiesta
para poder descansar.
Señores, parece que este
caso no es normal.
Cuando hay fiesta en la venta
ella es la primera que empieza
a criticar.

Comentarios

Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
El que conduce el tractor es Esteban Carrasco Peralta, que trabajaba en aquellos momentos con Nicolás Vela. JMGV

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5