Los comedores sociales del primer franquismo.

Estamos en una crisis, en un cambio según su etimología griega, donde parece que nos vamos a tener que despedir del estado del bienestar. Los que está pasando con la medicina catalana o la educación madrileña no son más que síntomas de una transformación más amplia. Cada vez ese rumor que se viene escuchando de que nuestros hijos van a vivir peor que nosotros me está dando más miedo. El precedente del estado del bienestar en España hay que buscarlo en la Segunda República.
Con la guerra civil y el franquismo se rompió con ese modelo y se optó por otro integrado en el estado fascista y totalitario que se estaba construyendo en esos momentos. La asistencia social quedo en manos de la Falange, inspirada en el modelo italiano y alemán, tratándose de llegar a ese campo la revolución nacional-asistencial. Lo básico no era la paupérrima sociedad española, sino que lo importante eran los rendimientos políticos para el Estado totalitario. Dice Pedro Carasa : “Si en toda caridad estamental, beneficencia liberal e incluso en el Estado del Bienestar estaba siempre presente el llamado efecto Mateo, es decir, la consecuencia producida por todo acto asistencial que reporta un beneficio que se volvía a favor del benefactor en forma de salvación, o de orden y sumisión, o de apoyo electoral, etc., ahora este efecto Mateo no es una consecuencia indirecta y colateral, un efecto secundario, sino que se convierte por sí solo en la finalidad principal del acto asistencial y además este beneficio que se vuelve a favor del asistente se identifica en este caso con el objetivo del partido y del Estado se trueca en un ideal nacional. Desde este momento la asistencia se confunde con la conquista e implantación de la Nueva España”. Andrés Muñoz Ladrón de Guevara Jefe de la Falange en Benalup de Sidonia le escribe al alcalde de Medina Sidonia en los siguientes términos: “Con esta fecha ha quedado alquilada una casa en la calle Cervantes, en esta Aldea, propiedad de Dª María Velázquez, para instalar en ellas los comedores. Como hay que hacerle algunas reparaciones ante de instalarse el auxilio social, la Delegada de esta, ha escrito a la Provincial de Jerez, con el fin de que sean por cuenta de aquellas las pequeñas reparaciones ya que la dueña de la finca, no tiene medios para ello. Así que en el momento que Jerez conteste con la petición que se le ha hecho, pasaremos allí dicho Centro Benéfico, que no ha pasado a otro sitio antes, por no haber encontrado local mejor.
Lo que le traslado para su conocimiento y efectos. Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista. Benalup 21 Octubre 1940”. 

Pese a la etapa en la que estamos los roces entre Benalup y Medina son numerosos, también en este tema de la beneficencia. La delegación provincial del Auxilio Social en Jerez  escribe el 8 de febrero de 1941 al alcalde de Medina en estos términos. “Contesto su atto. Oficio del 5 del cte. No dudamos un momento de que haya existido falta de atención de parte de la Delegada Local de Benalup para con S.S. En descargo de ella debemos manifestarle que la falta de víveres es lo que probablemente ha originado su mala contestación”.El modelo de estado falangista no se consolidó en el franquismo, tampoco el asistencial, volviendo a partir de 1943 la iglesia a recuperar su protagonismo en este campo e imponiéndose el estado con una concepción paternalista a modo de lo que ya se hizo con Primo de Rivera. Desde la transición y, sobre todo, desde 1982 los pasos progresivos hacia un estado del bienestar han sido muy importantes. No hace mucho se podía escuchar o leer que el sistema sanitario español era el mejor del mundo, del educativo nunca, por desgracia, se han escuchado ese tipo de elogios. La crisis actual parece que va a acabar con el modelo del estado del bienestar que incluye la participación activa de las instituciones estatales en la beneficiencia. Esperemos que los beneficios obtenidos por los benefactores siempre sean consecuencia indirecta, nunca causa principal de la beneficiencia.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV