Las Lomas. Desarrollo y tecnocracia en la década de los sesenta. 8

Un nuevo propósito había cobrado importancia
Los cambios operados eran de una trascendencia inusitada. La transformación de la explotación extensiva tradicional a una moderna en Las Lomas, iba a ser, junto con la construcción y la emigración, el motor de la modernización de la zona, pero también era el único factor endógeno, pues en  los otros dos necesitaban los trabajadores trasladarse lejos de su entorno.
Además, se estaban produciendo de una forma y en unos lugares que eran especialmente significativos. Mintz, con la claridad del que ve el valle desde la cumbre, lo explica así:
“Rodeadas de muchas fincas improductivas, Las Lomas se convirtió en la mayor fuente de empleo de la zona … El campesino y el propietario podían ponerse de acuerdo sobre las virtudes del uso intensivo de la tierra. Su concepción de los propósitos de la producción agrícola contrastaba. ¡Qué diferente era la percepción de los sofisticados gerentes en Las Lomas, mientras estudiaban los datos de producción y el uso más eficiente de la fuerza laboral, del trabajador que todavía consultaba a los terratenientes con consideración y cuidado! ¡Qué distantes eran ambos de las ahora olvidadas visiones de los anarquistas y socialistas que habían luchado allí una generación antes para trabajar la tierra comunitariamente y compartir su cosecha! Un nuevo propósito había cobrado importancia”.
    Por todo esto y, por la evolución posterior, mantenemos que las Lomas se va a situar como una explotación agraria original y significativa. En el libro de Pedro Mario Herrero de 1968, “El campo andaluz” aparece el siguiente diálogo:
”Dicen los ricos: Gran parte de la tierra andaluza no es cultivable. Hay zonas que no sirven ni para caza. El viento de levante acaba con todo.
Dicen los pobres: La tierra es susceptible de regadío. Hay fincas que lo prueban, fincas que todos conocen. Sin ir más lejos, un terrateniente horadó una montaña, hizo un desagüe hacia el mar y convirtió una laguna en una tierra fértil. Lo que pasa es que los ricos no quieren arriesgar; que su dinero es cobarde”.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5