headerphoto

Del tiempo. Crónica en el Diario de Cádiz. 7-2-1916

"Con las lluvias benéficas caídas en estas noches pasadas, hay hasta la fecha mayores seguridades de obtener una abundante cosecha de toda clase de granos sin excepción, esperándose un excelente año agrícola. Las labores se hacen con suma facilidad y sin interrupción alguna, por cuya causa muéstrense, tanto los labradores como los braceros, satisfechos en extremo. Nos dicen personas competentes en asuntos agrícolas, que tanto la cosecha como el alimento de los rebaños de todas las clases de ganados están asegurados, si es que desde esta fecha mejora el tiempo hasta la segunda quincena del próximo mes de Abril. Nos podemos congratular, tanto los vecinos de esta como el Ayuntamiento, de que hasta la hora presente no se ha dado el triste espectáculo de otras veces en esta calle principal, cuando se forman nutridos grupos de personas necesitadas en demanda de socorro. Alabado sea Dios".
La crónica del siete de febrero de 1916 del corresponsal de Diario de Cádiz se podía titular a veces si llueve a gusto de todos. El cronista se alegra de las lluvias que describe porque favorece a sus lectores habituales, los propietarios agrícolas y ganaderos. Además las lluvias son benéficas porque no impiden el trabajo de los jornaleros, lo cual hace posible que no se dé “el triste espectáculo” en la Alameda. La palabra triste en ese contexto tiene especiales connotaciones y es clave para entender toda la crónica. Termina, como no pude ser de otra forma, dando gracias a Dios.
Foto Mintz

0 comentarios: