Anticlericalismo en el siglo XIX en Casas Viejas. Y 2

El segundo artículo aparece cuatro meses después, es muy probable que la información provenga de la misma fuente que el primero. Aunque el enfrentamiento de fondo es el mismo, la cuestión concreta es otra. Se puede leer en las Dominicales del Libre Pensamiento con fecha de 14 de enero de 1888
: “ El cura de Casas Viejas (Cádiz) observando que son pocos los vecinos de la aldea que van a misa, fue de casa en casa invitándoles para que asistiera a la del día 3 de este mes, y con el fin de que ninguno de los que faltasen dejara de ser advertido comisionó a un individuo para que estuviese en la puerta y anotase los nombres de las personas que fueran entrando.
Tiene un procedimiento mucho más seguro aquel señor cura de atraer a la iglesia a todos sus feligreses y es tener preparado, siquiera un pernil, para regalárselo a cada uno de los que vayan. Y ya que no eso, que les regales una palabra dulce, un consejo útil, una enseñanza que hable, que diga algo a las almas. Para verle moverse de un lado a otro del altar, hacer reverencias y hablar una lengua muerta, no tendrá, es seguro, dos personas con verdadera devoción, que le acompañen”.

Plantea este escrito una cuestión que ya la hemos analizado en este blog; la escasa religiosidad de los habitantes de un pueblo joven, como Casas Viejas, en su mayoría jornaleros, en contraposición a otros pueblo más viejos. Por otra parte, la crítica continua siendo moderada y el autor del artículo plantea la necesidad de unas formas más amables por parte del cura y la crítica a que la misa se diga en un idioma, el latín, que casi nadie del pueblo entendía. El latín fue la lengua en que se decían las misas hasta 1968 que se revoco esta práctica con el Concilio Vaticano II.
Este anticlericalismo moderado y racional fue propio de los repubicanos. Esta opción política tuvo pocas opciones en un régimen como en la Restauración, ya que el caciquismo solo permitía la participación de los partidos dinásticos. En Casas Viejas, con poca clase media el partido republicano tuvo poco predicamento, no obstante, aparecieron algunos grupos, como aparece en esta crónica del periódico republicano El País de 8 de julio de 1911. Dice así:
"Casas Viejas (Cádiz)
El Comité republicano ha constituido su Junta directiva en esta forma:
Presidente. Don Juan Morales García.
Vicepresidente. D. Cristóbal Buendía Gómez
Secretario.- D. José Sánchez González
Contador.- D. Juan Vázquez Gallardo
Tesorero.- D. Miguel Nadal Lobato
Vocales: D. José García Reyna, D. Bernardo Cortabarra Romero, D. José Vela Romero y D. José Candón Ortega".
Aunque son todos apellidos conocidos y propios de esta zona, sólo conozco a Bernardo Cortabarra Romero, el primer presidente del sindicato de oficios varios, adscrito a la CNT, carnavalero, hombre de letras y que sería uno de los miembros de la Comunidad de Campesinos de Torrecillas-Pedregosillo.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV