Los incendios de campos y chozas. Y 2

El periódico la Acción, el Heraldo Militar y el Sol se hacen eco de este incendio en Casas Viejas. La Acción el día 13 de agosto de 1918: “ La Guardia Civil de Casas Viejas da cuenta de un incendio en la dehesa propiedad de don Joaquín Enrile y marques de Negrón, con pérdidas por valor de 22.000 duros. El fuego duró diez horas”. El Heraldo Militar, por su parte dice: “La Guardia civil del término de Casas Viejas participa que un violento incendio destruyó los pastos de una dehesa propiedad del marqués de Negrón y don Joaquín Enrile. No hubo desgracias personales. Las pérdidas se calculan en 20 mil  duros”.
Pero va a ser el Sol, el más explícito: “En el término de Casas Viejas se ha producido un incendio en las fincas de labor llamadas Benaluz y Espartinas propiedad de José Enrile y el Marqués de Negrón. El fuego duro veintiocho horas y las pérdidas se calculan en 30.000 pesetas. El gobernador de la provincia ha dispuesto que se concentre la Guardia Civil en dicho término, para que consiga capturar a los autores del incendio, pues éste ha sido intencionado. Entre los labradores produjo sensación la noticia de que el fuego había sido producido por unos desalmados”. Independientemente de errores en la toponimia y en la valoración de los daños, los tres se hacen ecos del gran impacto social de los citados incendios.
También aparecen en la prensa nacional otro tipo de incendios en Casas Viejas. Me refiero a los fuegos producidos en las chozas. Por ejemplo esta noticia del Correo Militar de fecha 27-8-1889: “Casas Viejas.- Por el cabo segundo Andrés Cobos Lobos y guardias Antonio Martín Morales, Antonio Díaz Martín, Sebastián Soto Ruiz, Constantino Suárez Meilán y autoridades locales, ha sido localizado, después de muchos y penosos trabajos el incendio que el día 9 del presente mes se declaró en las dehesas Mesas Bajas  y Espartina, y salvadas de una muerte segura dos mujeres con siete criaturas que se hallaban en una choza de las 11 que fueron pasto de las llamas”. O esta otra del Sol de 20-9-1922: “En la aldea de Casas Viejas se incendió una choza. Se quemaron muchos enseres, valorados en 500 pesetas”. Estos incendios de chozas eran muy habituales y respondían a las malas condiciones de la vivienda de los jornaleros.
En la memoria colectiva de la gente del pueblo los incendios se recuerdan como algo cotidiano de la vida de hasta hace cincuenta años. Muchas veces sonaban las campanas de la iglesia solicitando ayuda para sofocar un fuego. La colaboración ciudadana era rápida. Una vez allí se organizaban las labores de extinción, que consistían básicamente en la realización de una cadena humana desde la fuente más cercana a las chozas siniestradas. Todavía los mayores hablan de la fuente de Baltasar en el Tajo y del coche cura Jesús Barberá y su megáfono anunciando fuego. También se recuerda a los hombres huyendo por las terrazas, azoteas o tejados para no ir a apagar el fuego que se había declarado en las tierras del señorito fulano de tal. Aunque los lugares eran diametralmente distintos; los fuegos en los campos y en las chozas han respondido siempre a una misma problemática; las malas condiciones de vida de los jornaleros, de ahí las dos distintas formas de reaccionar la sociedad civil ante ellos.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV