headerphoto

El estraperlo del pan.1

A partir del 14 de mayo de 1939 se implanta oficialmente el racionamiento en España para hacer frente a la escasez de alimentos a causa de “la prolongada guerra”. Este racionamiento duraría hasta principio de la década de los cincuenta. A tal fin se crean las "cartillas de racionamiento" en tres categorías: de 1ª, 2ª y 3ª. Ya dije en otro pots que el producto estrella del racionamiento y por tanto del estraperlo fue el pan. El pan siempre había sido en esta tierra el alimento básico de la dieta mediterránea.

En la autarquía desde 1939 a 1952 el pan estuvo racionado y controlado al máximo posible. En carta del comandante de puesto de la guardia civil al alcalde de Medina de Sidonia de fecha 12-2-1940 le dice: “a partir del jueves próximo queda terminantemente prohibida salida del pan y de la harina fuera de este término Municipal, por orden del Excmo Señor Gobernado Civil”
Una persona sólo podía conseguir con su cartilla de racionamiento de 150 a 200 gramos. Como vemos en el documento, se admitían condiciones especiales y a los segadores se le aumentaba hasta 800 gramos por persona y día. Otra cosa es que luego le llegara. En carta del alcalde de Medina de fecha 2-6-1941 se puede observar como las cantidades que se le enviaban para el racionamiento era totalmente insuficientes. “Consecuente con su atento escrito… relativo al cupo extraordinario concedido de garbanzos y harina de maíz para los obreros segadores a razón de 150 gramos por persona, tengo el honor de participar a V.E. que la Jefatura Provincial de S.N. del Trigo de Jerez de la Frontera, me comunica que podemos retirar 754 kilogramos de cada uno de los artículos citados y como quiera que los obreros segadores de este Término son 800, precisa esta Alcaldía 3,600 kilogramos mensuales de cada uno de dichos artículos y no los asignados que solamente serían para 7 días… A la vez le participo que existen 210 obreros descorchadores los cuales emplearán de dos a tres meses en sacar el corcho y como quiera que son trabajos rudos es de imprescindible necesidad el conceptuarlos como segadores”. Los datos presentan la exageración propia del que pide sabiendo que luego le van a dar menos de lo solicitado.

1 comentarios:

Carmen Vargas dijo...

Mi abuelo como bien cuento en mi libro fue durante varios años estraperlista en los años 40 desde Alcalá de los Gazules a Casas Viejas.

Gracias