headerphoto

Control de precios y racionamiento en el franquismo. 1

La política económica franquista desde que acabo la guerra hasta 1956 se denomina como Autárquica. Esta política se caracterizaba por un intento de autoabastecimiento y una fuerte intervención del Estado en la vida económica, que controlaba la producción, el consumo, los precios, los salarios, la inversión mediante leyes y el comercio, que es de lo que va la entrada de hoy.
Como había escasez y la demanda era superior a la oferta, se racionaron los productos mediante las famosas cartillas de racionamiento. Los productores estaban obligados a vender a un precio y los comerciantes a vender a otro. Los productos racionados son: carne, tocino, huevos, mantequilla, queso, bacalao, jureles, aceite, arroz, garbanzos, alubias, lentejas, patatas, boniatos, pasta para sopa, puré, azúcar, chocolate, turrón, café, galletas y pan. Son de venta libre: leche, pescado corriente, mariscos, fruta fresca, futos secos, hortalizas, ensaladas, condimentos, malta y achicoria. Hoy me voy a centrar en ese estricto control de precios y cantidad de productos que el Ayuntamiento de Medina, según hacía en su propia ciudad y le obligaba el gobernador, pretendió llevar a cabo en Casas Viejas. Ejemplos de este control del comercio y fijación de cantidades y precios hay muchísimos. Veamos algunos escritos del Ayuntamiento de Medina al Delegado de Abasto de Benalup de Sidonia para ejemplificar esta cuestión.
Con fecha de 25 de abril de 1941:” A sus debidos efectos tengo el honor de participar a Vd. que por el mayorista D. Pérez Roldán se le ha eviado el día 7 de los corrientes la cantidad de 3.336 kilos de aceite correspondiente a los cupos de esa Aldea por los meses de Marzo y Abril y en el día de hoy se le remite 1.400 kilos de aceite por el cupo del mes de Mayo. Le participo una vez más que según lo dispuesto por el Excmo. Sr. Gobernador Civil de esta provincia…la cantidad que corresponde por persona y mes es la de medio litro”. El 17 de julio el alcalde manda este escrito al Delegado de Abastos de Benalup Casas Viejas: “Por el Cosario Sr. Ortega se le envía 3.100 kilos de arroz para su venta al público por medio de la cartilla de racionamiento. El precio de coste es el de 1,95 Ptas. Kilo y el de venta al público el de 2,15 ptas, más los portes desde esta Ciudad a esta Aldea. Igualmente y por el Cosario Sr. Pérez, se le envían 4.300 kilos de patatas para su racionamiento en esa Aldea, siendo el precio de coste el de 1-26 Ptas, kilo y el de venta al público el de 1,45 Ptas, kilo, más los referidos portes.”. Otro escrito de 17 de agosto de 1942 se refiere a las alubias. “Por el Cosario Sr. Ortega, se le envían 800 kilos de alubias para su venta al público por medio de la cartilla de racionamiento. El precio de coste de 2,51 pesetas kilo y el de venta al público el de 2,70 pesetas kilos más lo portes desde esta Ciudad a esa Aldea. Acúseme recibo de su venta y de la cantidad que reciba. Por Dios, España y su Revolución Nacional Sindicalista.”
En la fotografía la plaza abastos de Casas Viejas en 1933, donde hoy está la plaza el Pijo.

0 comentarios: