Los espárragos de Benalup-Casas Viejas. 2

El texto me parece riquísimo en cuanto nos permite conocer una serie de datos muy importantes. Aunque hay que tomarlos con precaución, pues puede haber cierta exageración en ellos al estar pidiendo un cupo extraordinario de gasolina en los tiempos de restricciones y el control absoluto del estado. El hecho de que se hable de cifras como 230 especialistas o esparragueros durante cinco meses en la época de lluvias, la de menos oferta laboral para el jornalero, con una producción aproximada a los 160.000 kilos justifican que el alcalde denomine a los espárragos benalupenses como “riqueza local”.
También demuestra que había redes de comercialización que posibilitaban su venta en Jérez, Cádiz, San Fernando y de ahí a otros mercados como el madrileño. Tenemos constancia que hasta los años sesenta estas redes se mantuvieron. Me cuenta mi gran informante el cazador cazado que los espárragos  eran transportados en ceras (como espuertas grandes) por los cosarios de Medina Ortega, la misma familia que aparece en el escrito del alcalde, y Pérez.
El zapatero Nicolás Cabañas tenía una recova en un casarón que había junto a la Fuente de los Vaqueros y de allí salían sobre las cinco de la mañana un camión hasta Madrid, donde Antonio Rodríguez se encargaba de la segunda fase de la comercialización. Además de espárragos, también se comercializaban caracoles, tagarninas, zorzales, conejos, perdices, etc. En la memoria colectiva de muchos benalupenses todavía se retiene las naves llenas de estos productos.
A partir de los años sesenta este mundo empezó a decaer coincidiendo con la crisis de la agricultura tradicional. Al igual que se ha perdido el consumo local de productos agrícolas y ganadero de la zona, ha desaparecido la explotación comercial de estos productos y en especial la del espárrago triguero.
En la actualidad los especialistas o esparragueros han sido  cambiados por parados, pensionistas o público en general que utiliza el fin de semana para darse una vuelta por el campo. Buscar espárragos es ahora una de esas tradiciones que nos mantiene ligados a la naturaleza y nos remite a aquel pasado de recolectores cazadores de nuestra especie. Los coches y  las motos  han hecho que hoy sea posible desplazarse a lugares antes muy lejanos a coger espárragos. Hoy ir a la boca de  las Puercas, la fuente del Azucar o lo de Morales es relativamente fácil. Eso, unido al paro y la moda de salir al campo los fines de semana  ha hecho que sea mucha la presión que hay sobre los espárragos. Pero la drástica reducción de espárragos (recordar que en 1940 la producción se acercaba a los 160.000 kilos anuales) no solo se puede atribuir a estas prácticas, hay que tener en cuenta la proliferación de cotos de caza mayor con sus desmontes y necesidad de abundantes carriles. Cuando preguntas a los mayores porque ahora hay menos espárragos tildan a la mordenidad de la culpable de ello. “Antiguamente había muchos espárragos en El Aguijón, Monte Bajo, Lo de Benítez, Los Tejones, Isla Verde, Valle Hermoso… No había cotos y había muchos espárragos, empezaron a acotar y los conejos se comían las esparragueras....”

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV