headerphoto

Las paseras de cogollos y 2

En esta actividad de los cogollos de palma participaban un gran número de jornaleros locales, pero también otros trabajadores foráneos, ya sea como trabajadores o ya sea como empresarios. En este segundo sentido los portugueses monopolizaban el negocio.
Me cuenta mi informante ”Había unos portugueses que se establecían en lo de Buñuelito a ripiar las pitas para sacarles los hilos, que la utilizaban en Lisboa para estacas de los barcos. Era un trabajo muy malo, pero ello se llevaban casi todo el inverno. Hay un dicho que se decía en Casas Viejas: Eres más tonto que un portugués cargado de pitaco”. La participación de los portugueses en el negocio de los cogollos de palma la tenemos contrastada documentalmente. Por ejemplo en este escrito del Ayuntamiento de Medina :”Autorizo a V. para que pueda instalar una pasera de cogollos de palma en el Padrón de la Dehesa de Yeguas, significándole que no podrá interceptar el fin pecuario de la expresada vía. Dios guarde a V. muchos años. Medina Sidonia 20 de Mayo de 1941.
Sr. Don Juan García Pérez. Representante del súbdito portugués D. Manuel Sebastián”.

La cantidad de personas que se dedicaban a recolectar los cogollos de palma y luego secarlos, bien para darle un aprovechamiento local o para vendérselos a los portugueses fue muy importante. Tanta que en 1943 la delegación local de la falange de Medina solicita al alcalde que: “No autorizara la apertura de Paseras de cogollos en el Término, hasta el día 10 de Julio, fecha ésta en que estará terminada la recolección y queda tiempo suficiente para la cogida de los citados cogollos sin que perjudique por esta medida intereses alguno, ya que se sirve al interés nacional y tampoco deja de hacerse la del cogollo”. En el escrito explican que no hay jornaleros suficientes para la siega del trigo ya que muchos se han ido a otros lugares a segar donde ganan más dinero, que los malagueños en 1943 no vinieron por “la poca posibilidad de que le suministren artículos alimenticios” y sobre todo, porque en ese año les era más rentable a los jornaleros recolectar los cogollos “se da el caso que los recolectores de cogollos les abonan mayor precio que en años anteriores, por lo que puede un obrero obtener mayor jornal que el establecido en las bases de trabajo para la recolección en esta zona y por lo que le darán preferencia contraria al interés Nacional y a los agricultores les será difícil encontrar la mano de obra necesaria para la recolección de la presente cosecha ya que tampoco existen máquinas”.
Estamos ante otro ejemplo más de aprovechamiento económico basado en recursos endógenos y que respeta tanto la naturaleza que se somete a su ciclo de reproducción natural. Con la crisis de la agricultura tradicional se acabo con este tipo de explotación económica y se optó por los recursos exógenos, trasladándose incluso la mayoría de los trabajadores fuera del término para poder trabajar. Ahora que estamos ante una grave crisis de este modelo que necesariamente implicará grandes cambios en el modelo productivo es un momento adecuado para plantear la necesidad de explotar los recursos naturales endógenos de una forma sostenible. Aquellas pasadas de cogollos de palma eran un ejemplo de ello.

0 comentarios: