headerphoto

La ruta gastronómica de las setas

Dice Teleprensa, el periódico digital de Cádiz, que las jornadas micológicas han sido un gran éxito de participación y público. Coincido totalmente. Ayer estuve poco rato, pues tenía otros compromisos culinarios y hoy he hecho jornada intensiva. Como es normal cada medio u opinante tiene sus matices. Teleprensa o el profesional que haya hecho la información pone los suyos y yo los míos. A mí me gusta resaltar que han coincidido con las jornadas de puertas abiertas de dos pueblos vecinos Medina y Vejer.
Si uno lee la lista de bares participantes y los que no han participando, obviando a los que no podían hacerlo por no tener oficialmente cocina, le llamara la atención como cuando se aprovechan los recursos naturales desde un punto de vista endógeno los empresarios locales están muy contentos porque todo el mundo sale ganando, no siendo necesario otras actividades más costosas y contaminantes. En tercer lugar, me gustaría insistir en como una asociación, alcornocales micológica, con el apoyo y colaboración del Ayuntamiento, como debe ser, ha organizado unas jornadas de tanto éxito material y espiritual como esta. Lo de material va por el número de locales y foráneos que han participado en la ruta, lo de espiritual se relaciona con que esta asociación, representante de la sociedad civil, ha conseguido poner y unir los espartos necesarios para construir este hermoso cesto. Hay un cuarto matiz que me interesa reseñar. Dice: "Guillermo Guerrero, que considera que esta primera ruta gastronómica ha cumplido sus objetivos: “En primer lugar, queríamos darle difusión al potencial que tenemos en Benalup en materia micológica, porque hasta ahora la verdad es que había poca afición a la recolección de setas”. Es cierto, que en esta tierra la recolección de las setas ha sido una actividad recolectiva tardía.. Escribía Agustín Coca "En el año 1976 se inicia de forma generalizada la recolección de setas-hongos en terminología local- en la localidad de Cortes de la Frontera. Es cuando un catalán inicia la compra de las especies Boletus y Chantharellus. Los precios que pagan no sobrepasan las 50 pst el Kg, recogiéndose en la zona 300 Tm ese año. A partir de entonces aumentan los compradores de este producto y se generalizan prácticas recolectivas en los pueblos vecinos. De hecho en Alcalá de los Gazules se comienza a recolectar en 1979. Los puntos de venta suelen coincidir con los ventorrillos de los alrededores de la localidad, siendo los propios ventorrileros los intermediarios entre los trabajadores agrarios y los compradores foráneos. De aquí, el producto se dirige al aeropuerto de Jerez de la Frontera desde donde embarcan con destino a Francia o Alemania sin sufrir transformación alguna".
En B/CV el hecho de que la aparición de la recolección de setas y hongos coincidiera primero con el boom de las Lomas y después con el de la construcción ha hecho que esta práctica casi en su totalidad se reduzca a los fienes de semana y como parte de esas actividades saludables, por tanto, es más un hobby que un trabajo. Ahora en el contexto de  la crisis actual hay muchas personas que buscan setas para venderlas. Y este concepto de la naturaleza o la economía depredadora que siempre viene en ayuda de la población local, sobre todo en época malas me parece que es necesario resaltar. Porque es como si la naturaleza actuara siempre como una madre, solícita a apoyar y ayudar a sus hijos cuando sea necesario. Sobre todo en los momentos malos, como estos. Desde la prehistoria hasta la actualidad los conejos, las perdices, los venados, los espárragos, las tagarninas, los cogollos, los caracoles, las cabrillas, los pajaritos...han estado ahí para sustentar el hombre que habita este paraje, desde a las personas que pintaron las cuevas del Tajo de las Figuras hasta las que hemos estado hoy de ruta. Sería necesario que le reconociéramos esa labor a nuestro entorno practicando  un desarrollo sostenible para que ello sea por mucho tiempo.  Me gustaría terminar felicitando, humíldemente,  a la peña Alcornocales Micológica y al Ayuntamiento por esta iniciativa y por su éxito, así como recordar que se otea y huele ya la carne de caza, a la que parece que se le va a dedicar otra ruta y  que ya mismo es la época de los espárragos y que siempre, no pasa de moda, está en boga nuestro patrimonio histórico.


La foto ha salido en Teleprensa y la segunda del Facebook de Nicolás Pérez

0 comentarios: