headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidionia. La victoria. El caso de Curro Guerra. Y 3

Un grupo de falangistas asidonenses llegó a Casas Viejas recién proclamada la Guerra Civil y destrozan la sede de UGT (que se encontraba en la actual cafetería del Pajarito) y CNT, luego se dirigen a la Yeguada para apresar a Suárez Orellana, el máximo dirigente socialista de la zona y el alma mater de las comunidades de campesinos. Asaltaron y registraron su casa, pero al no encontrarlo allí, pasaron a la de su segundo de abordo. “Rompieron muchas cosas y pusieron todo patas arriba, pero un cuadro que había de Pablo Iglesias, se quedó escondido debajo de un lebrillo, ese no lo encontraron”.
Se llevaron a Paco Fernández, a Pepe Suárez no pudieron pues ya estaba camino de Jimena. Uno de los que iba en ese grupo,  compañero de colegio de Curro Guerra, le dio a la familia seguridades en el sentido de que “a Paco no le va a pasar nada. Palabra de caballero”. Pero si le pasó y fue fusilado, el 25 de agosto de 1936, casi un mes después de su detención, pese a las intensas y numerosas gestiones de la familia de los marqueses de la Hermida ante sus conocidos y allegados. Según las memorias de Pepe Suárez “El secretario de UGT de Casas Viejas que se llamaba Francisco Fernández, se lo llevaron a Medina y junto a dos más se lo llevaron a la venta de San Miguel, y fueron fusilados y enterrados en San José del Valle”.
El intento de solucionar el viejo problema agrario a través de las comunidades de campesinos lo había asesinado.
Resulta significativo que en esta segunda derrota del movimiento obrero, el objetivo fuera uno, Suárez, y la víctima otro, Curro. Exactamente igual que en los Sucesos. También en el 33 fueron en busca de personas concretas que habían participado en la proclamación del comunismo libertario y al no encontrarlos por haber huido a la sierra se llevaron a sus familiares a la razzia de las siete de la mañana del 12 de enero de 1933. En casi todos los casos también dijeron que no les iba a pasar nada, que simplemente era para tomarle declaración. Ello nos hace reflexionar sobre la naturaleza de las víctimas en estos procesos de captura y aniquilación
Era la misma escena, tres años después, y cambiando a los anarquistas por los socialistas. En el 33 los perdedores fueron los anarquistas, en el 36 los radicales, los socialistas y anarquistas, todos los demócratas. Sopas se lo dijo a Mintz a su manera: “La República era la oportunidad de hacer algo bueno, pero había perdido” Suárez lo había previsto a la suya: “La desunión de los obreros hará el triunfo de la reacción, que es formidable en este pueblo”. Acaba de publicarse un libro sobre los últimos alcaldes gaditanos de la provincia de Cádiz. En el capítulo de Casas Viejas, que lo he escrito yo, se relatan este y otros asuntos similares a este.

0 comentarios: