headerphoto

Las paseras de cogollos 1

En la fotografía de Mintz Pepe Pareja trabajando la palma
En tiempos de crisis la madre naturaleza siempre está ahí, como la biológica. En los malos tiempos que pasamos hay mucha gente que tiene que recurrir al campo para sobrevivir. Desde la prehistoria hasta hoy, lo que se denomina economía depredadora ha sido básica en una tierra tan rica en esos tipos de productos. Su ubicación entre El Parque de los Alcornocales y La Laguna de la Janda explica esa riqueza de productos naturales.
Son cuatro las actividades económicas que se incluyen dentro de este tipo de economía; la pesca, la caza, las prácticas forestales (carbón, corcho…) y la recolección de frutos. Agustín Coca en su libro los palmeros escribe: “Se recogían higos -chumbos y brevales- en verano, madroños, cogollos de palmitos, murtas o palmichas en invierno, que comercializan de diversas maneras. Para practicar estas actividades se requería el permiso del guarda de la finca so pena de encontrarse con la denuncia y la pareja de civiles”. Además podemos incluir dentro de estas prácticas de recolección de frutos los espárragos, las tagarninas y los cogollos de palma. La mayoría de estas prácticas económicas desaparecieron con la crisis de la agricultura tradicional quedando residuos de ellas, pero siempre como actividades lúdicas cuyos productos recolectados iban la mayoría de las veces al propio consumo, hasta que la crisis del ladrillo las ha puesto de nuevo sobre la mesa productiva.  Pero las paseras de cogollos no resistieron los cambios producidos en los años sesenta y han desaparecido. Sobre estas versan estas dos entradas sobre el tema. Me cuenta mi informante especializado sobre las paseras de cogollos: ”Eso era como una especie de era o llano donde extendían las palmas y los cogollos. Ponían un chozo como los carboneros y las ponían a secar. Una vez secas hacían ases para luego transportarlos en bestias o en camiones” En los años cincuenta había cuatro o cinco lugares donde instalaron estas paseras. Así había paseras en el punto o fielato cerca del actual C.P. Tajo de las Figuras, en la Venta Pareja, en el Llano Olero o en el cruce de la carretera de Medina. He encontrado en el archivo de Medina muchos permisos para instalar paseras. El procedimiento siempre era el mismo; se concedía con la condición de que no obstaculizara el paso de ganado.  Dice así un escrito del Ayuntamiento de Medina de fecha 11 de junio de 1938(II año Triunfal): “Autorizo a V. para que pueda establecer una pasera de cogollos de palma en el padrón de los Arenalejos. Significándole que no podrá interceptar el fin pecuario de la expresa vía”. Me dice el citado informante sobre los aprovechamientos de estas palmas: “Las palmas se utilizaban para hacer toniza, para coser las techumbre de las chozas, se majaban y se hacían sogas para amarrar las cargas de las bestias. Con el cogollo se hacían redores, que era como una especie de alfombras, escobas, sopladores, cestas para la compra, pinceles para encalar, sombreros, esteras para el sol, capachas, deshollinadores…”

0 comentarios: