headerphoto

La cosa está muy mala. 3


Paro total
Sector primario
Industria
Construcción
Servicios
SEA (sin empleo anterior
Mayo 2005
360
41
17
48
187
67
Enero 2006
508
65
22
106
231
84
Junio 2006
451
48
18
65
212
108
Enero 2007
578
62
20
114
242
140
Junio 2007
605
62
17
123
238
165
Enero 2008
735
93
19
166
263
174
Junio 2008
874
101
21
277
308
185
Enero 2009
1378
103
28
504
566
177
Junio 2009
1241
79
30
465
503
164
Enero 2010
1427
103
31
539
559
195
Junio 2010
1183
81
27
403
477
164
Febrero  2011
1462
105
40
485
568
264
Septiembre 2011
1486
108
48
528
555
247

Esta tabla nos aporta varios datos interesantes: en primer lugar, que aunque la crisis empezó en el 2007, el año más negativo para los datos de paro fue 2008, aunque el paro siempre ha ido creciendo progresivamente. Por sectores, el paro es muy bajo y los cambios poco significativos en agricultura, industria y SEA y  muy importantes en construcción y  servicios.  En agricultura se observa un cierto repunte, aunque débil, debido a que ha habido bastantes trabajadores de la construcción que al quedarse sin trabajo han vuelto al sector primario.
No obstante, la modernización actual no permite que ese sector se convierta en el refugio de todos los albañiles que se han quedado sin trabajo. El paro de la construcción se triplicó en 2008, mientras que el del sector servicios se duplicó, ello se explica fácilmente por la crisis de este sector, es más difícil comprender el crecimiento tan importante del paro en el sector servicios cuando las empresas  no han caído en la crisi de la forma tan clara como lo ha hecho la construcción. La explicación se puede deber al trasvase que se ha producido entre los trabajadores de la construcción y el sector servicios. Y es que lo mismo que en la crisis de la agricultura tradicional asistimos al trasvase de jornaleros a albañiles, en esta estamos asistiendo a la reconversión del sector de la construcción y al pase de muchos trabajadores a los servicios. El aumento de los empresarios individuales o autónomos ha sido espectacular en esta época de crisis. Son muchos los trabajadores de la construcción que ante las nulas perspectivas han montado una tienda, un bar o un pequeño negocio. En diciembre de 2007 un 30,5% de las empresas benalupenses pertenecían al sector de la construcción y un 56,8% a los servicios. No tengo datos del 2011, pero la inmesa mayoría de las empresas de la construcción han cerrado y han abierto muchas nuevas en el sector terciario. No obstante, el mercado para esas empresas no es bueno, pues una de las consecuencias más importantes del aumento del paro es la disminución de los niveles de consumo. La inestabilidad, el cierre y la apertura de negocios y la propia debilidad del sector  han convertido a los pequeños autónomos en los más dagnificados por la crisis. Pero además de los albañiles y los pequeños autónomos, el sector que peor lo está pasando es la mano de obra, en su mayoría joven, que tiene poca cualificación y formación. Especialmente, en las actuales circuntancias la crisis se está cebando con los hombres jóvenes que abandonaron muy pronto  los estudios atraídos por los altos sueldos que se pagaban en la construcción.
En estas circunstancias actuales, con un sector primario y secundario que brilla por su ausencia y un sector terciario que no es capaz de tirar de la economía benalupense,  parece necesario buscar alternativas. Parece claro, por tanto, que lo mismo que la crisis de la agricultura tradicional certificó el trasvase de trabajadores del campo a la construcción, la actual lo está haciendo de esta al sector servicios. Pero ese cambio de finales de siglo se hizo manteniendo los niveles de cualificación bajos. No hizo falta instrucción para alcanzar niveles adquisitivos altos. Vimos en la anterior entrada que la crisis se ha cebado en los sectores jóvenes y poco cualificados. Este es el segundo elemento del cambio que estamos viviendo, el mercado de trabajo reclama ya niveles de cualificación e instrucción altos.

0 comentarios: